• domingo 18 de octubre de 2015 - 12:00 AM

El Canal y los panameños (5)

En la brevedad de estas opiniones domingueras, he tratado de demostrar la vinculación íntima entre la ruta, El Canal y Panamá. 

En la brevedad de estas opiniones domingueras, he tratado de demostrar la vinculación íntima entre la ruta, El Canal y Panamá. Frustraciones y esperanzas, todas reunidas alrededor de la misma.

La lucha de los istmeños ha girado en torno a esta posición geográfica, que ha enriquecido a muchos, pero donde solo las mayorías han visto pasar fortunas y riquezas.

La lucha política se ha dirigido a dos direcciones: una fue la sangre derramada en el pasado siglo XX, que se debió a la lucha nacionalista por recuperar la soberanía y la descolonización de la Zona del Canal, la otra fue la sangre derramada por recuperar la soberanía popular, dignificar el poder político, acrecentar la participación del pueblo en los manteles del Palacio de las Garzas y provocar los cambios sociales para una mayor felicidad.

Pero ayer y hoy, tanto la derecha como la izquierda y demás matices políticos han visto en el Canal de Panamá las posibilidades de una vida mejor para los panameños. Pero la realidad es otra. La sangre derramada por los panameños en todo el siglo XX por recuperar el Canal, descolonizarlo, expulsar las bases militares, no ha traído esos bienes y no se han materializado esas esperanzas.

Las mieles del Canal son saboreadas por pocos, mientras el gran pueblo las huele y ve desde lejos, en una injusticia que reclama reivindicaciones nacionales.

Nadie se explica que de 1979 al 2015, el Gobierno nacional ha recibido casi 11 mil millones de dólares (o balboas) y que todos los problemas sigan iguales o peores: el agua, la basura, la educación, la salud, el agro, las jubilaciones y la seguridad ciudadana.

Urge, pues, que los ciudadanos reclamemos nuestras acciones canaleras. Exijamos a este y al próximo gobierno que ese dinero se utilice con luces largas para combatir la miseria de nuestro pueblo. A un lado el sectarismo; a un lado las capillas ideológicas o políticas que nos separan. Unidos todos para saborear esas mieles, seamos de izquierda o de derecha, y con una sola bandera: la panameña.

Exembajador de Panamá en Brasil y Nicaragua

==========

Exijamos a éste y al próximo gobierno que ese dinero se utilice con luces largas para combatir la miseria de nuestro pueblo

Últimos Videos