Hacia dónde vamos Panamá

El premio nobel de literatura y uno de los más grandes políticos que ha tenido Inglaterra es Winston Churchill 
  • sábado 20 de agosto de 2022 - 12:00 AM

El premio nobel de literatura y uno de los más grandes políticos que ha tenido Inglaterra es Winston Churchill quien, durante la segunda guerra mundial, entre otras cosas, indicó lo siguiente: ‘El político debe ser capaz de predecir lo que va a ocurrir mañana, el mes próximo y el año que viene, y de explicar después por qué no ha ocurrido.' Reflexionando sobre estas palabras, surge en mí el interrogante siguiente ¿Existe en Panamá, alguna figura política en la junta directiva actual, que haya podido advertir la implosión social que se está formando actualmente? De forma inmediata a este cuestionamiento, me adelanto a responder contundentemente ¡No! Es por ello, que actualmente vivimos una de las más grandes crisis de corrupción a todos los niveles de la sociedad panameña, tanto en el sector público como en el privado.

Situación en la cual, todos y cada uno de los panameños han colaborado de manera directa e indirecta. Esta situación orilla a todos los habitantes de este país, a contribuir con el cambio, en cuanto a la imagen negativa que tiene Panamá, en este momento, ante la comunidad internacional.

Cuando un jefe de Estado no vislumbra los posibles problemas que pueden llegar a presentarse durante su mandato, es porque éste no ha realizado un estudio previo a su gobierno con respecto a la realidad del país que pretende gobernar. Esto se debe a que la mayoría de nuestros políticos no son en realidad líderes de la comunidad. Razón por la cual, los períodos de campaña se convierten en espacios para lograr captar y asegurar la mayor cantidad de votos posibles, los cuales le permitan llegar a la presidencia del país.

Pero, no solamente es el candidato, es el atino o desatino que tenga éste en la selección de su equipo de trabajo, entre ellos, los asesores tanto de carácter técnico como político, ya que los primeros ahondaran en identificar, describir y establecer estrategias de solución a los problemas de país advertidos y, los segundos, se ocuparan de establecer los mecanismos y estrategias políticas que conviertan en viables las propuestas presentadas por los asesores técnicos. Sin embargo, esto implica que tanto el líder como sus asesores deben reunir un perfil que en la actualidad no logramos advertir en ninguna de nuestras principales figuras políticas que conforman la junta directiva de nuestro país.

Lo antes expuesto y sin ser una profeta, me atrevo asegurar es la razón fundamental por la cual no existe en la población un nivel óptimo de agrado y satisfacción con los resultados de las llamadas mesas del diálogo. Logrando solamente colocar una pequeña curita, a una herida que tiene más de cien metros de profundidad. No he advertido aún, soluciones al problema, solamente maniobras de primeros auxilios, los cuales no servirán de mucho si no se atienden las reales causas del problema.

Creemos en realidad, lo que existe actualmente es una gran confusión en el concepto del tipo de diálogo que se lleva a cabo hoy día, en Panamá. Esto quiere decir, que la técnica utilizada en este momento es la de un diálogo directo, utilizado en la literatura, en la cual las partes hablan en atención a guiones previos. Lo que debe darse en un diálogo social real; entendiendo por este, a la conversación a través de la cual una de las partes hace un planteamiento real del problema y de las posibles soluciones advertidas para solucionar el mismo. Mientras que la otra parte, explica el por qué (debidamente fundamentado) sobre la viabilidad o no de la alternativa de solución planteada. La parte en el diálogo social encargada de brindar solución al problema debe estar presidida por quién tiene la capacidad de garantizar la respuesta, en este caso solamente es la persona quien dirige la junta directiva actual del país. ¿Hacia dónde vamos Panamá?

Concluyo con las palabras de Nikita Khrushchev: ‘Los políticos son siempre iguales. Prometen construir un puente incluso donde no hay río'. El elector panameño, debe tomar en cuenta los recuerdos que le aporte su memoria histórica en tiempo de campaña electoral y al momento de emitir su voto; además, es necesario cambiar el paradigma del juego vivo.

Últimos Videos
comments powered by Disqus