• viernes 15 de febrero de 2019 - 12:00 AM

Seguimos perdiendo oportunidad

Muchos ciudadanos están viendo a los libre postulados como una alternativa para cambiar Panamá

La conformación de oportunidades para lograr rescatar a Panamá se sigue perdiendo. Se completaron las postulaciones a todos los cargos de elección a disputarse el 5 de mayo próximo y no hay claridad de que algún grupo, de libre postulación o -más difícil partidista- ofrezca un programa para lograr ese rescate.

Muchos ciudadanos están viendo a los libre postulados como una alternativa para cambiar Panamá. Yo soy de la tesis que ese podría ser el mejor camino pero para que los de libre postulación logren cambios se requiere un proyecto de gobierno llevado por un presidente y una sustancial cantidad de elegidos que logren, si no mayoría en los diferentes cuerpos de gobierno, por lo menos los suficientes para generar una movilización popular para exigir ese proyecto. Para eso deben ganar, no menos de 30 diputaciones, igual cantidad de alcaldías y 300 representantes de corregimiento. Aunque no serían mayoría, tendrían éxito con el presidente empujando un proceso constituyente, único ejercicio capaz de reestructurar el Estado en forma democrática una vez colapsada la institucionalidad.

Por lados de la partidocracia no habrá oportunidad. Solo hay que ver las vagabunderías de las postulaciones cruzadas, dejando en evidencia que no hay intención de corregir nada sino solo trepar al cargo y pelechar de él.

Los egos de los candidatos por libre postulación, la ingenuidad y un sistema hecho a la medida de la partidocracia que los ha mantenido enredados en cosas triviales no les permite conformar ese proyecto de unidad para rescatar Panamá.

Los de libre postulación necesitan conformarse en una alianza que lleve a un solo candidato por cargo a elegirse. Deben hablar el mismo idioma y deben ser gente desprendida que le diga al pueblo que solo pretenden rescatar la institucionalidad hoy colapsada. Y que una vez logrado eso llamarían a nuevas elecciones para que, con las nuevas normas se pueda reducir al mínimo que aventureros políticos, como los que en los últimos 30 años han destruido la democracia.

No hacer esto o algo parecido nos hará repetir la tragicomedia ya conocida. Si hubiera voluntad y sensatez, todavía hay tiempo. Pero lo veo difícil. Ojalá me equivoque…

Excandidato presidencial

Últimos Videos