• miércoles 02 de octubre de 2013 - 12:00 AM

Las redes sociales: adelantos tecnológicos o medios violentos

Vivimos una época en la que la tecnología ha cambiado radicalmente nuestra manera de actuar en sociedad. Es una constante forma de actua...

Vivimos una época en la que la tecnología ha cambiado radicalmente nuestra manera de actuar en sociedad. Es una constante forma de actuar, pensar y de retos que han traído cambios que se irán renovando producto de la inteligencia creadora de mentes privilegiadas y futuristas. El futuro ya está aquí, pero nos preguntamos: ¿La tecnología está presente en todos los actos de nuestras vidas, para bien o para mal?

Diríamos que la tecnología que nos ha traído ‘herramientas’ que harán más fácil nuestro diario vivir, ha llegado para hacernos más libres porque nos trae conocimientos, ya que facilita las comunicaciones entre personas que se encuentran en latitudes lejanas. Pero, como siempre, hay seres de conducta disocial que utilizan la tecnología para el mal, es en este caso, al referirnos a las redes sociales, al internet, computadoras, celulares, vemos que estos adelantos son utilizados para cometer delitos que la mayoría de las veces quedan impunes por falta de leyes que contemplen estos nuevos actos delincuenciales. Hay que crear instrumentos legales que castiguen a los que utilizan los Twitter, Facebook, etc., para difamar, calumniar, injuriar enlodando reputaciones y hasta invadiendo la vida privada.

Esta situación se hace más violenta a medida que se pone al rojo vivo la campaña política, lo que nos hace presumir que este estado de cosas puede derivar en más violencia que la que vivimos a diario, y que tendremos que lamentar otros crímenes, lo cual es lamentable en un país tan pequeño en el que debemos comportarnos civilizadamente respetando el derecho que tienen los demás a exponerse libremente. Los medios de comunicación masivos están siendo reemplazados por estas nuevas tecnologías.

En esta época cualquiera posee un celular y puede sembrar la cizaña y enlodar reputaciones, provocando así que los ofendidos se conviertan en jueces y hagan justicia con sus propias manos y ya estamos viendo varios casos de esta naturaleza. Junto a la nueva tecnología, vemos que los medios que hemos mencionado están difundiendo la misma de la amargura, la envidia y egoísmo de quienes no toleran que alguien disienta de su manera de opinar.

Si las autoridades no intervienen oportunamente, nuestras calles se mancharán de sangre, más de lo que están por estas causas, no permitamos que este intercambio de ofensas nos desunan más de lo que estamos en estos días en que las facciones políticas entran en pugnas.

Es preciso una legislación que trate con mayor rigor la calumnia y la injuria que está proliferando en las redes sociales, la mayoría de las cuales es producto de la cobardía de mucha gente que dirime sus rencores y su maldad escondiéndose bajo el manto del anonimato.

La tecnología ha llegado, pero hay que utilizarla para fines beneficiosos, para la superación intelectual, para desarrollar más nuestro país, para la superación de aquellos que no han recibido una educación adecuada, pero esa herramienta que los nuevos tiempos han puesto a su alcance no debe ser utilizada para el mal.

* PERIODISTA Y CATEDRÁTICO UNIVERSITARIO

Últimos Videos