• jueves 24 de agosto de 2017 - 12:00 AM

A hacer lo correcto, sin excusas

 ¿Harás lo correcto o buscarás una excusa?

Pepito llegó llorando a la escuela, y la maestra le preguntó por qué. –‘Es que me atracaron'-, respondió. –‘¿Y qué te robaron?'-, indagó la docente. –‘Pues la tarea, Maestra'-, dijo Pepito. Lo triste, es que nos parecemos un tanto a Pepito cada vez que tratamos de eludir muestras responsabilidades con argumentos y excusas que muchas veces rayan en la mentira… o en el chiste. ‘Fulanito me amargó el día' -decimos-, cuando en realidad la decisión sobre nuestras emociones es soberanamente nuestra; es común el ‘no puedo', cuando en realidad no lo hemos intentado y sentimos miedo; en fin, la lista es larga: ¡tú la conoces…yo la conozco! Esa proclividad de culpar a otros, de no asumir nuestras responsabilidades, data de Adán y Eva. Cuando Dios Preguntó a Adán porqué había desobedecido, este culpó a la mujer –e indirectamente a Dios-:«la mujer que me diste por compañera me dio del árbol y comí». Y la mujer, ni corta ni perezosa, también encontró a otro responsable: «la serpiente me sedujo, y comí». Pero, la realidad es que ambos tomaron una decisión… equivocada, y buscaron a quien culpar, tal como Pepito en su chiste. El éxito o fracaso, la tristeza o alegría, creer o dudar, esforzarte o renunciar: ¿harás lo correcto o buscarás una excusa? La decisión, la responsabilidad y las consecuencias: ¡son tuyas! ¡Y no es chiste!

GÉNESIS 3:12 ‘…y yo comí."

Últimos Videos