• viernes 19 de agosto de 2022 - 12:00 AM

¿Qué dirá el Santo Padre?

Ahora se la enfiló a la curia católica cerrándole 5 emisoras, deportando a monjas Misioneras de Calcuta y hostigando a obispos y sacerdotes

Título de canción protesta de los años 70 de la chilena Violeta Parra, el que uso para escribir sobre un crimen continuado contra el pueblo nicaragüense.

Criminal dictadura aplasta la libertad del pueblo nicaragüense encabezada por un impostor que se hizo pasar como revolucionario allá por los años 70 cuando integraba el Frente Sandinista de Liberación Nacional que derrocó, a sangre y fuego, al último Somoza en 1979. Ahora, este farsante megalómano, hace lo mismo que el tercer Somoza, dinastía instalada desde los años 30 por los gringos. Ortega se ha perpetuado en el poder atropellando las libertades democráticas con el cuento de que, los que lo cuestionan, son oligarcas somocistas. En remedo burdo de democracia se reelige en las últimas elecciones teniendo a decenas de opositores encarcelados, siendo candidato único.

Que entre los opositores haya algunos elementos ‘non sanctos' no dice que toda la oposición se pueda descalificar.

Ahora se la enfiló a la curia católica cerrándole 5 emisoras, deportando a monjas Misioneras de Calcuta y hostigando a obispos y sacerdotes.

Por este ataque a curia católica es la razón del título de este escrito, porque hasta ahora el Papa Francisco no se ha manifestado criticando a ese pelafustán.

Nuestra Iglesia Católica panameña tampoco ha manifestado censura a la vesanía de Daniel Ortega y su reedición del somozismo sin Somoza. Espero que en conversaciones privadas, en la Mesa Única del Diálogo, Monseñor Ulloa haya increpado a nuestras izquierdas para que manden mensajes a las ya no izquierdas nicas, para que no sigan haciéndole daño al movimiento social latinoamericano con la estulticia de perseguir a opositores y curia católica.

Acá en Panamá, la jerarquía católica le ha puesto escenario, en la Mesa Única, a los movimientos sociales para que se proyecten como alternativa ante un gobierno insensible y maleante que nada le importa los marginados panameños. En Nicaragua, la ex izquierda persigue a los católicos y acá en Panamá la Iglesia Católica le da piso a nuestros izquierdistas. Vaya contradicción.

Esperemos que el Santo Padre no siga permitiendo que en Nicaragua le ‘sigan degollando a sus palomas' como dice la canción de Violeta Parra.

ODONTÓLOGO

Últimos Videos