Policía deja morir a reo

L uego que el pasado domingo falleciera el recluso de nacionalidad colombiana Nelson Díaz Bustamante, según sus compañeros de celda, al ...
  • jueves 05 de mayo de 2011 - 12:00 AM

L uego que el pasado domingo falleciera el recluso de nacionalidad colombiana Nelson Díaz Bustamante, según sus compañeros de celda, al no recibir la atención adecuada cuando le sobrevino un ataque de asma, los internos del pabellón N°.6 del Centro Penitenciario La Joya se declararon en huelga de hambre desde la mañana del lunes hasta que sus demandas sean debidamente atendidas.

Los internos extranjeros, quienes se identifican como Omar, David y Ernesto, señalaron a El Siglo que a Díaz Bustamante, el policía que custodiaba el penal lo dejó morir, a pesar de que sólo tenía un pequeño ataque de asma y con este suman cuatro los reclusos muertos en menos de un año, por falta de atención debida y la nula existencia de una clínica que les brinde los primeros auxilios.

Según los reclusos, los uniformados no le dieron la atención debida al enfermo y lo dejaron por más de dos horas en la sala de guardia, y lo que era algo fácil de controlar, se torno más serio hasta que el hombre murió en el lugar.

Omar, quien señaló tener cinco años de estar detenido, dijo que diariamente los presos son atropellados y que no reciben un trato justo, al parecer, únicamente por ser extranjeros. Además de que cada vez que piden ayuda a la Policía para llevar a algún enfermo a recibir atención médica, les dicen que no se puede porque no hay personal, pero cuando es para reprimirlos y rociar gas pimienta en el pabellón, aparecen custodios por doquier.

Por su parte, David, quien tiene nueve meses preso, puntualizó que a pesar de que ellos tienen derecho a salir al patio, nunca reciben este privilegio y que para ver el sol, tienen que pagarle a un policía para que les permita salir por unos minutos.

Agregó que durante las noches, cuando los encierran a todos con candados en las puertas de las celdas, sólo queda un uniformado en la parte externa del pabellón, pero muchas veces el centinela deja el puesto solo y cuando hay alguna emergencia, sus llamados de auxilio no son escuchados.

El pabellón N°.6 cuenta con espacio para 230 a 240 y, por versión de los internos, hay más de 415 hombres y este hacinamiento es lo que provoca los roces y las rencillas.

A todo esto, puntualizó Ernesto, quien lleva 36 meses en La Joya, que ellos esperan que sus tres solicitudes sean escuchadas, en lo que se refiere a salud y que se habilite la clínica de Las Mercedes, pues esta es sólo una fachada, debido a que no funciona. Además de hacer algo con la excesiva aglomeración de reos en el pabellón y una igualdad procesal, para que se les trate de la misma forma que a los panameños.

Afirman los reclusos que el gobierno, representado por la ministra Roxana Méndez y la Policía Nacional, miente al resto de la población cuando dice que todo está funcionando de acuerdo a lo que permite la ley.

Dicen los internos que han sido los mismo presos quienes han reparado las instalaciones del pabellón y con su dinero, compraron cables para reparar la electricidad y poder tener luz. En cuanto al agua, sólo tienen oportunidad de recogerla en cubos, una vez al día, para poder realizar sus necesidades básicas.

Este medio intentó comunicarse con la Dirección de Sistema Penitenciario, con la ministra Roxana Méndez y el viceministro de Gobierno, Luis Ernesto Carles, al igual que Jairo Polo de la Relaciones Públicas de la Policía Nacional, para conocer su opinión y la posición del gobierno y la Policía, pero no fue posible, pues ninguno atendió a nuestras llamadas.

Últimos Videos