Se paró donde no debía y las balas lo acabaron

La víctima salió un rato para desestresarse y vio a un grupo de conocidos en una esquina, a donde se acercó para conversar
  • jueves 02 de febrero de 2017 - 12:00 AM

TRISTEZA

El primer asesinado del año en el corregimiento de Veracruz, provincia de Panamá Oeste, se suscitó la noche del martes 31 de enero y resultó ser un joven de 21 años.

Se trata de Kendrick Mardis Moreno, asesinado de múltiples disparos por estar en el lugar y momento menos indicado.

Según sus vecinos del sector N° 2 de La Esperanza, punto exacto donde ocurrió la tragedia, Kendrick tenía poco tiempo de haber llegado al sitio, procedente de su residencia.

‘Parking' mortal

La víctima salió un rato para desestresarse y vio a un grupo de conocidos en una esquina, a donde se acercó para conversar.

Luego de algunos minutos se escucharon varias detonaciones de arma de fuego.

Eran pandilleros armados que atacaban justo hacia donde estaba Kendrick y el resto del grupo.

Los que lo acompañaban salieron corriendo inmediatamente y se salvaron. Kendrick intentó hacer lo mismo, pero fue alcanzado por varios disparos.

Luego de cometer su atentado, los responsables salieron corriendo por diferentes veredas del sector, quedando el joven herido en medio del pavimento.

Murió en el camino

Algunos vecinos esperaron que pasara el peligro y fue entonces que salieron en ayuda de Kendrick, subiéndolo a un vehículo para llevarlo al hospital.

Se pudo conocer que la víctima fue llevada lo más rápido posible al hospital Hogar de la Esperanza, pero no pudieron hacer nada pues falleció en el camino.

Autoridades realizaron operativos minutos después de esta balacera, pero ni uno sólo de los protagonistas fue detenido.

Vecinos del joven manifestaron que era un chico tranquilo, que vivió toda su vida por el sector y jamás fue de problemas.

Al mismo tiempo resaltaron que Kendrick era muy trabajador y que amaba mucho a su familia, incluyendo a su pequeña hija de un año de edad.

Últimos Videos