• martes 20 de diciembre de 2016 - 12:00 AM

Salario emocional en Pymes

La naturaleza de las PyMES puede permitir a sus colaboradores horarios flexibles, rompiendo el paradigma de que cumplir con el horario es sinónimo de productividad

Según la asociación española de Calidad ‘El salario emocional es un concepto asociado a la retribución de un empleado en la que se incluyen cuestiones de carácter no económico, cuyo fin es satisfacer las necesidades personales, familiares y profesionales del trabajador, mejorando la calidad de vida del mismo, fomentando la conciliación laboral'.

El salario emocional es una de las maneras como las mejores PyMES logran reducir los índices de rotación del personal, el absentismo y elevar la productividad; a pesar de que gestionan en un contexto de incertidumbre, gracias al salario emocional, logran la satisfacción de sus colaboradores mientras se hacen más competitivos.

Además un sueldo coherente con las responsabilidades y competencias del cargo, el salario emocional logra adicional satisfacción, motivación y retención del talento humano. Estas retribuciones no económicas satisfacen necesidades personales, familiares o profesionales y mejoran el clima laboral.

La naturaleza de las PyMES puede permitir a sus colaboradores horarios flexibles, rompiendo el paradigma de que cumplir con el horario es sinónimo de productividad. La novedad de los emprendimientos brinda capacitación y desarrollo profesional al colaborador para ayudarlos culminar perfeccionar su carrera profesional o logra capacitar pragmáticamente al colaborador, a la vez que mejora la competitividad del emprendedurismo. Estos son claros ejemplos de salario emocional.

Por lo general, los emprendedores trabajan y permiten que les colaboren desde casa o remotamente, este resulta un beneficio muy apreciado por los colaboradores jóvenes o aquellos que son padres con hijos chicos; y cabe recalcar que gracias a las nuevas tecnologías hoy se pueden reportar avances a distancia. Muchísimas veces los emprendedores ofrecen días libres a cambio de cumplimiento de metas, estas retribuciones son potentes fidelizadores del personal, siempre y cuando sean hechos de manera programadas.Ese factor emocional surge cuando logramos brindar el ‘placer' crecer familiar, profesional o personalmente al colaborador. Sea cual fuese el refuerzo positivo debemos recodar las palabras celebres de JFK, cuando dijo que: ‘Esfuerzo y coraje no es suficiente sin propósito y placer'.-John F. Kennedy.

El autor es psicólogo con maestría en sistemas de información en investigación de mercados y emprendedor

Últimos Videos