• jueves 31 de agosto de 2023 - 12:00 AM

Lo que nos define, lo que nos pierde

El ego es un mentiroso, un tramposo que obnubila la conciencia de las personas y hace que nos desencaminemos de la verdad

El concepto del valor personal es parte de nuestro amor propio, de nuestra autoestima. Si tenemos amor propio, nos podemos determinar como seres humanos con valor personal, sujetos de respeto.

Podemos ser definidos como seres humanos con un valor personal. Pero nos perdemos el camino del autoconocimiento y el crecimiento personal cuando nos sobrevaloramos en comparación con otras personas. Cuando nos contrastamos con otros, entonces crece la llama del orgullo, haciéndonos sentir cierta superioridad al vernos en relación con otros.

Nos podemos percibir mejor que otros cuando nos suponemos más inteligentes, atractivos, inclusive mejores que aquellos. Esto último genera el orgullo espiritual, el más peligrosos de todos, ya que nos hace sentir que, al señalar a otro como un pecador o gentil, nos encontramos más cerca de la vedad.

Cuando vemos a un sector de personas señalando, criticando o aconsejando desde arriba, con aires de superioridad, debemos activar nuestras alarmas personales para evitar que seamos manipulados o caigamos en el erróneo concepto de sentimos más o mejores que los demás.

El ego es un mentiroso, un tramposo que obnubila la conciencia de las personas y hace que nos desencaminemos de la verdad.

Todos nosotros tenemos un valor personal, hasta la más humilde de las personas cumple una función importante en el mundo y el conocimiento es una responsabilidad que quien lo posee tiene la obligación de ofrecer a la sociedad sin que por esto sea superior a los demás.

Desde las más altas posiciones, la presidencia, el papado, los ministerios y los altos cargos que mueven la economía mundial, hasta el último individuo, todos jugamos un papel en la humanidad.

ABOGADA, MEDIADORA, COACH

Últimos Videos