• jueves 27 de marzo de 2014 - 12:00 AM

Presidencialismo y arca oficial

Incentivo grande en la carrera presidencial es el volumen de las arcas oficiales. Nunca hubo tanta plata flotante, si bien el endeudamien...

Incentivo grande en la carrera presidencial es el volumen de las arcas oficiales. Nunca hubo tanta plata flotante, si bien el endeudamiento público es gigante para una nación que no completa aún los 4 millones de habitantes. Con la entrega de los proyectos llave en mano, o cuando lleguen a las manos del Estado esos proyectos, entonces se calcula hoy que la deuda pública que deberemos contabilizará los 20,000 millones de dólares. Los grupos políticos más activos, que están en la vanguardia de grupos económicos, ven en estos números un estímulo en la presente contienda electoral, en la que no habrá muchas sorpresas ni se establecerán suficientes controles para digerir y manejar esos recursos nada desdeñables de un país con un alto crecimiento económico, sobre todo en el último lustro. No existe a la par de la ambición de controlar esas millonadas del Estado, probables controles para frenar la corrupción, a través de distintos mecanismos sofisticados y creativos que superan por mucho las opciones y regulaciones de transparencia. Uno se imagina la fiesta que constituirá ese objetivo si triunfa el partido gobernante, que ha actuado por cinco años, sin frenos, al haber quedado inmovilizada la Contraloría General de la República, desde que el presidente de la República, respaldado por diputados, incluso de aquellos que hoy están en oposición, al ser designada en ese puesto quien era empleada de confianza de él en sus negocios privados. Un Estado sin frenos y sin controles es un Estado fallido. Las fuerzas que disputan el poder al grupo gobernante, en la hipótesis de que alguna de ellas triunfe, no cambiarán ese modelo pernicioso que está por llevar a la Nación a una especie de Gomorra bíblica. No se recuperará la institucionalidad democrática de la demolición a la que ha sido sometido en los últimos años, si triunfa el perredé o el panameñismo, no obstante, si repite el grupo gobernante, retrasaremos aún más el clima de convivencia social sana. * Periodista y filólogo

Últimos Videos