Publicidad

Panamá

Pepinos de mar, un defensor de los ecosistemas marinos que activa la economía local

Pepinos de mar, un defensor de los ecosistemas marinos que activa la economía local
Info/ Jean Pierre Barría.

La función principal de los pepinos de mar es la del reciclaje del suelo marino.

lunes 16 de octubre de 2023 - 4:34 p.m.
María Victoria Echeverría
mecheverria@elsiglo.com.pa

Panamá cuenta con la primera granja de pepinos de mar. Una iniciativa que brinda empleos a comunidades de la Costa Arriba de Colón 

Nadie pensaría que un animal amorfo como lo es el pepino de mar, tiene el poder de modificar los ecosistemas de los mares, océanos y el mercado internacional. 

Tal como lo lee, estos pequeños tienen muchas bondades, todas ellas inician con su función principal que es la del reciclaje del suelo marino. Su alto valor como defensor de los ecosistema llevó al empresario David Grossman, a fundar en Panamá la primera granja de pepinos de mar de América Latina.

"Por medio de la bioturbación, los pepinos remueven el sedimento y lo oxigenan para que otros organismos puedan vivir dentro (de los sedimentos). También consumen el material orgánico e inorgánico, y lo devuelven al fondo marino con un alto contenido de nutrientes a través de los desechos fecales", explica Luis Felaco, biólogo líder en la empresa acuicultura comercial PanaSea Global. 

Los coloridos arrecifes de coral por su parte también se benefician de este peculiar organismo, puesto que la alcalinidad de sus heces los protege de los efectos de la acidificación del océano.

"En muchas zonas su disminución ha provocado aguas costeras más turbias o contaminadas. Su pérdida ha convertido los fenómenos de blanqueamiento masivos en una amenaza más grave en los corales", señaló Felaco.

Pero no todo es color de rosa para estos chiquitines porque al igual que otros animales exóticos, ellos están en peligro de extinción.

De acuerdo con la Unión Internacional para la Conservación y la Naturaleza (UICN) en los océanos del mundo existen unas 1.250 especies diferentes pepinos de mar, pero cerca de  dieciséis están amenazadas por la extinción, debido a su extracción intensa.

Este declive se debe a la popularidad del poco carismático pepino de mar tiene en el mercado asiático donde es vendido por más de 300 dólares la libra, por ser considerado un platillo selecto y producto medicinal.  

"En China se cree que esta especie, familia de las estrellas y erizos de mar, detienen el envejecimiento muscular, fortalecen el sistema inmunitario y ayudan a tratar la fatiga y la artritis", subrayó la entidad.

En México, la recolección desenfrenada de los pepinos de mar ha dejado a las costas desérticas, ha generado desempleo  y al mar a merced del cambio climático. Una situación que PanaSea Global busca evitar en Panamá.

Granja Marina 

Eso lo afirma David Grossman, empresario y fundador de la organización PanaSea Global, quien en el 2018 descubrió el valor de estos seres y cómo sacarles provecho sin dañarlos. 

“Esta es una iniciativa que impacta de manera positiva el ambiente y  la economía local de la comunidad de Puerto Lindo, en la costa arriba de la provincia de Colón (…) Nuestra producción acuicultura (del producto), a diferencia de la recolección, implica criarlos y cultivarlos en un área controlada ", manifestó.

En una entrevista telefónica, Grossman confesó que el buen estado del Parque Nacional de Portobelo y la naturaleza prístina que lo rodea fueron primordiales para establecer la granja en este sitio.

“La calidad de las agua y del ambiente es lo que facilita la logística de todo el proceso, ya que en muchos lugares de la costa se pueden encontrar especies reproductoras silvestres de las cuales aún dependemos para el correcto funcionamiento de este sistema”, dijo.

En el caribe panameño se han registrado seis especies comerciales (Holothuria impatiens, H. arenicola, Actinopyga agassizii, Astichopus multifidus), pero en estos momentos PanaSea Global está trabajando con dos Holothuria mexicana e Isostichopus badionotus (…) estas han sido investigadas y criadas por científicos panameños que los han llevado de pepinos juveniles a adultos.

Producción y cosecha

Pero, ¿cómo se reproduce el pepino de mar?, de acuerdo con el empresario todo inicia con la extracción de los pepinos en las zonas someras, entre 2 a 15 metros mediante buceo y de forma manual para evitar su maltrato o lesiones en su piel.
Luego de esto son transportados en recipientes plásticos con o sin agua de mar al lugar del cultivo, donde sometidos a baños rápidos con agua dulce y colocados en agua de mar filtrada e irradiada con luz ultravioleta (UV), a la temperatura adecuada para la especie.( 28ºC hasta máximo 31°C). 

Cuando tienen cerca de 2 centímetros son llevados a los galpones en la bahía.  Allí, en esos corrales ubicados dentro del mar crecen hasta tener un tamaño lo suficientemente grande como para ser liberados en su etapa final. Posteriormente son cosechados y el proceso vuelve a iniciar. Para producir semillas artificiales se deben usar unos 100 individuos para la fertilización.

En diciembre de 2022, PanaSea Global realizó la primera cosecha de 500 pepinos de mar. Esta se realizó de manera simbólica en conjunto con en conjunto con el Ministerio de Ambiente (MiAmbiente), Autoridad de los Recursos Acuáticos de Panamá (ARAP), el Ministerio de Comercio e Industrias (MICI), entre otras entidades gubernamentales. 

Operación de triple resultado

El  productor comentó que debido a que no existe un gasto extremo en la alimentación de estos organismos –se nutren de lo que hay a su alrededor-  la crianza de pepinos de mar es más económica que la de los peces. Por ende más rentable. 

Grossman a su vez aseguró que su negocio se basa en una operación de triple resultado: ambiental, social y económica.

Una opinión que sostuvo la exadministradora de la ARAP, Flor Torrijos quien señaló que esta actividad coloca a Panamá como el hub de la acuicultura. “Ningún otro país ha hecho  -esto- en todo el continente. Se trata de inversión extranjera en manos de lugareños de Puerto Lindo”.

En la actualidad PanaSea Global brinda empleo a 25 personas, 11 hombres y 14 mujeres, provenientes de Puerto Lindo, La Guaira y Puerto Pilón. Estos colaboradores que generan ingresos para sus comunidades también han aprendido a cuidar las especies marinas que antes ‘despreciaban’.

“Nunca pensé que ese animalito tan feo que veíamos tan cerca en la playa,  tuviera tanta importancia pero hoy que trabajo con ellos valoro esta oportunidad porque no solo contribuyó a mi comunidad también al mundo”, expresó Alida Guerrero, trabajadora del sitio y residente de Puerto Lindo. 

Desde sus inicios la organización también brinda la oportunidad para que estudiantes universitarios e instituciones como el Instituto Smithsonian de investigaciones Tropicales  desarrollen sus investigaciones  y tesis. 

Retos 

Aunque está alejada de las grandes ciudades como otras actividades comerciales, la siembra y cosecha de pepinos de mar lucha contra amenazas.  El biólogo Luis Felaco detalló que la principal es la demanda cada vez mayor del mercado y el manejo pesquero inadecuado. 

“Las grandes empresas de origen chino les pagaban a los pescadores de Latinoamérica para obtener los pepinos de mar y esto desencadenó el fin de las poblaciones de pepinos en el Caribe por eso estamos pendientes porque al ser codiciados los pepinos de mar pueden ser robados de sus jaulas”. 

Felaco cuenta que su actividad también compite con la hostelería y la hotelería que han ido tomando fuerza en esta zona por su potencial para el turismo, “estas tierras tienen un alto valor económico y son atractivas para crear puertos marinos, las que vienen acompañadas de embarcaciones que pueden ser riesgosas para estas especies por la contaminación o por estar en su ruta de paso de las embarcaciones”. 

El experto dijo que es importante el apoyo de las autoridades para poder hacerle frente a la competencia internacional que puede tener este rubro, “hemos demostrado que este negocio es prometedor porque hay varios puntos del pepino de mar que se pueden explotar,  nosotros queremos expandirnos y apoyar en la conservación de otras especies”. 

Según datos estadísticos de la demanda de los pepinos de mar se han duplicado en 10 años y la captura va desde 20 mil hasta 45 mil toneladas métricas. 

Expectativas 

Grossman, quien se mantiene a la espera de autorización para iniciar de lleno con la exportación de sus pepinos de mar, afirma que de obtenerla, para principios del 2024, podría estar cosechando 10 mil kilos de pepino de mar, lo que generaría un aumento en las plazas de empleos. 

“Es la llave para cambiar a esta costa caribeña, porque esta es una inversión positiva. De contar con los permisos al finalizar el 2024 podríamos estar exportando 80 mil kilos anualmente de pepinos de mar y con esto generando 200 empleos directos para estas comunidades que tanto lo necesitan”, declaró. 

Grossman asegura que cuenta con inversionistas de Asia que están interesados en estos productos, “si contáramos con la autorización, cada tres meses estaríamos exportándolos a China, nuestro principal cliente. Ya le hemos demostrado a Panamá y a sus autoridades que no vamos a exportar los últimos pepinos de mar en cambio los estamos cultivando y cuidando”.



Te recomendamos ver

Publicidad
Últimos Videos
Publicidad

Lotería

miércoles 07 de febrero de 2024

  • 6937 1er Premio
  • CDDC Letras
  • 11 Serie
  • 10 Folio
  • 5939 2do Premio
  • 5229 3er Premio
Publicidad
Change privacy settings