Panamá

‘Nunca imaginé que el santo padre visitaría este lugar'

‘Nunca imaginé que el santo padre visitaría este lugar'
Albin García | El Siglo

La joven Lineth Pérez y Raúl Miranda Tugrí invitan a dejar a un lado la discriminación.

Foto Próxima
lunes 4 de febrero de 2019 - 12:00 a.m.

Testimonios de los jóvenes que recibieron al Sumo Pontífice en la Casa Hogar El Buen Samaritano

EXPERIENCIAS

Tener al papa Francisco cerca, saludarlo y estrechar su mano es una emoción que nunca se olvidará. Es el sentimiento que transmiten las palabras y rostros de las personas que conviven en la Casa Hogar el Buen Samaritano.

El 27 de enero de 2019, durante la celebración de la Jornada Mundial de la Juventud 2019, el santo padre visitó este hogar e invitó a las personas a no ser indiferentes porque la indiferencia también ‘hiere y mata'.

Lineth Pérez, de 20 años de edad, expresó sentirse maravillada con la presencia de su santidad.

‘Nunca pensé que el papa se me iba a acercar; tampoco pensé que me iba a dar la mano, me la extendió y yo estaba nerviosa, casi lloro, primera vez que participo en esto, es la primera vez que tenía un papa cerca de mí. Nunca me imaginé que el santo padre visitara este lugar, un sitio que atiende a personas enfermas, personas que hemos sido discriminadas, rechazadas por nuestra gente', detalló la joven que tiene tres años de permanecer en esta casa hogar.

‘Yo fui apartada por mi propia familia, mis hermanos, pero gracias a Dios he salido adelante y más con la visita del papa Francisco, él me saludó, me dio una sonrisa, que casi lloro, es una emoción muy grande, sintió ese amor que nosotros teníamos hacia él', explicó maravillada Lineth.

Raúl Miranda Tugrí, quien lleva dos años de ser parte del Hogar El Buen Samaritano, expresó sentir alegría con la visita del sumo pontífice. ‘Siempre lo veíamos por televisión mandando un mensaje positivo al mundo, pero tenerlo cerca fue algo maravilloso. No sabía si llorar de emoción, lo estaba viviendo en vivo y en directo, no era película. Me saludó, no lo podía creer, al saludarme sentí que me llenó de paz. El papa es muy humilde, me dio su bendición', recordó Miranda Tugrí.

A sus 31 años de edad y con esa energía de seguir viviendo da su testimonio. Trató de contarlo frente al papa Francisco, pero por motivo de tiempo no lo logró hacer.

Aquí se lo presentamos: Mi nombre es Raúl Tugrí, soy de la comarca Ngäbe Buglé. Desde nuestra comarca me fui a la ciudad en búsqueda de un futuro mejor, debido a que mi pueblo carece de educación, salud, trabajo e integración social por eso emigré y, al llegar a la ciudad, viví una vida desordenada sin pensar en las consecuencias de mis actos y, por no hacer caso a sabios consejos, escogí un mal camino que me llevó a la perdición adquiriendo el VIH desde el 2014.

Desorientado y sin apoyo familiar llegué a la Casa Hogar El Buen Samaritano, donde encontré una gran familia que me recibió con los brazos abiertos a pesar de mis limitaciones y mis comportamientos, recibí todo tipo de apoyo como terapéutico, psicológico, espiritual, medicamentoso, entre otros.

Mucho me ha tocado reflexionar desde mi diagnóstico de VIH, analizando que mi condición de salud no es un castigo como lo veía antes, sino más bien un camino para encontrarme a mí mismo.

Explicó que, si no nos arrepentimos de corazón, no nos sentiremos bien y que Dios siempre nos perdonará debido a que es misericordioso, y por su misericordia, tomé la decisión voluntariamente de bautizarme y confirmarme en la Iglesia católica para reafirmar mi fe.

Gracias a esto, Dios me ha dado una segunda oportunidad para dar mi testimonio de vida a mi pueblo, y a la juventud del mundo que es la más vulnerable. Además, le doy gracias a la Iglesia católica por apoyar y mantener este tipo de obras.

‘Gracias papa Francisco por no tener miedo de venir a vernos y compartir con nosotros, como lo hacia Jesús con los leprosos', expresó.

Para finalizar solicitó a todos los gobiernos del mundo más protección para niños, adultos y ancianos, a brindar condiciones de igualdad sin discriminación ni estigmatización, y apoyar más a personas que viven con VIH-Sida u otra condición social a mejores cuidados de salud y tratamientos médicos requeridos.

El padre Domingo Escobar Chávez, de la parroquia Nuestra Señora del Carmen, en Juan Díaz, y director de la fundación El Buen Samaritano, indicó que fue una inmensa alegría, emoción y satisfacción tener entre ellos al papa Francisco.

‘Fue un tiempo de mucha bendición para todos, y de una manera muy especial, para nosotros acá en la Casa Hogar. Nos sentimos muy agradecidos y regocijados con la visita del santo padre', precisó el reverendo.

Agregó que el santo padre, a mitad de estadía acá, ‘me dijo que ‘continúa con la obra, no la dejes'. Yo le decía sí, es mi compromiso santo padre, hemos tomado la decisión de continuar acá y ahora, porque usted me lo pide con muchísimo gusto continuamos al frente de la obra'.

Dijo que otra cosa importante ha sido, precisamente el cariño que su santidad ha manifestado en el mundo del VIH y Sida, ‘no ha mezquinado en nada de acercarse al enfermo, al leproso, etcétera, reproduciendo los actos de Jesús'.

La fundación tiene 15 años y ha atendido a más de mil personas y, actualmente, la casa tiene capacidad para 12 varones y cinco mujeres. Hacen jornadas de prevención en los colegios y donde les abran un espacio para hacer incidencia en el tema de esta enfermedad de transmisión sexual. Han recibido personas de todas partes del país como también del extranjero.

El papa Francisco, en su visita, le dejó a la fundación un aporte de 12 mil dólares, al igual que le entregó al sacerdote una escultura de El Buen Pastor. ‘Me gusta mucho, porque el pastor lleva sobre sus hombros la oveja', puntualizó el párroco.

FECHA HISTÓRICA

27

De enero de 2019, el papa Francisco visitó la Fundación Casa Hogar el Buen Samaritano


comments powered by Disqus

Multimedia

  • Videos
    El cáncer persigue a los sobrevivientes del 9-11.
  • Fotos

Lotería

miércoles 18 de septiembre de 2019

  • 1339 1er Premio
  • DCCA Letras
  • 21 Serie
  • 3 Folio
  • 9886 2do Premio
  • 1627 3er Premio