Panamá

Ni loco, ni enfermo

Ni loco, ni enfermo
Archivo / El Siglo

Hay que evitar el acoso a los autistas.

miércoles 8 de julio de 2020 - 12:00 a.m.
Manuela Cosme García

Un llamado de respeto para las personas que sufren de autismo, hay que aprender la diferencia entre uno y otro

Recientemente, vi un vídeo donde un joven, residente en la provincia de Panamá Oeste, expresa el inmenso dolor e impotencia que siente cada vez que las personas se refieren a él como ‘el loco'.

Con mucha tristeza, expresa que ya no tiene ganas de seguir luchando por lo que siempre soñó: hacer arte.

Está sumido en la tristeza y desmotivación por la forma tan insensible como las personas lo tratan.

Indicó que se iba a aislar, porque ya no aguanta más que se burlen y le digan loco cada vez que sale de su casa.

La forma de expresarse de este joven es clara, coherente y sincera. Si no hubiese indicado que las personas lo tildan de loco por sufrir de autismo, su condición pasaría desapercibida.

Al escuchar su historia sentí, al igual que él, mucho dolor y tristeza por el acoso que las personas, sin ningún tipo de remordimientos ni respeto por la dignidad humana, hacen a jóvenes como este, tan solo por ser diferentes y por no dejarse vencer por su situación.

Me hizo recordar episodios de mi infancia y aún de grande, en los que muchas veces a uno de mis hermanos, que padece de discapacidad intelectual, lo llamaban ‘el enfermito'. Me decían: ‘tu hermano el enfermito' o incluso, algunos lo llamaban ‘loco'.

Siempre les aclaré que mi hermano ni era enfermo ni era loco y que debían aprender la diferencia entre uno y otro estado.

No les guardaba resentimiento, porque sabía que lo hacían por ignorancia.

Por fortuna y gracias a la crianza que recibimos de mi madre, siempre tratamos a mi hermano sin distinción alguna, no como una persona con discapacidad ni mucho menos como enfermo.

Por el contrario, gracias a Dios siempre ha gozado de buena salud. No conozco el nombre de este joven valioso y emprendedor, pero me solidarizo con su dolor e impotencia, al saber que diariamente tiene que enfrentarse a gente indolente y, peor aún, al silencio de otros que tal vez observan como él es objeto de burla y acoso; no hacen nada por impedirlo y hasta apadrinan este abuso psicológico.

Las personas autismo o con cualquier tipo de discapcidad son seres humanos; bajo ninguna circunstancia se les debe etiquetar.

Todos, sin distinción alguna, gozan de protección, tal como lo establece la Declaración Universal de los Derechos Humanos:

Artículo 1. Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros.

Artículo 3. Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona.

Artículo 5. Nadie será sometido a torturas ni a penas o tratos crueles, inhumanos o degradantes.

Artículo 7. Todos son iguales ante la ley y tienen, sin distinción, derecho a igual protección de la ley.

Todos tienen derecho a igual protección contra toda discriminación que infrinja esta Declaración y contra toda provocación a tal discriminación.

La ley es clara cuando habla de la igualdad de derechos, sin embargo, podemos complementar la norma si por voluntad propia brindamos cariño, respeto, apoyo y estímulos a todos los que luchan por superar su condición de discapacidad y llevar una vida honorable y digna.

DERECHOS HUMANOS

Art. 7

Todos son iguales ante la ley y tienen, sin distinción, derecho a igual protección de la ley.


comments powered by Disqus

Multimedia

  • Videos
  • Fotos

Lotería

domingo 15 de marzo de 2020

  • 2431 1er Premio
  • DBBA Letras
  • 15 Serie
  • 2 Folio
  • 8005 2do Premio
  • 7137 3er Premio