Panamá

Declaraciones de Porcell no pasan de ser un murmullo oficial

Declaraciones de Porcell no pasan de ser un murmullo oficial

lunes 20 de agosto de 2018 - 12:13 a.m.
Adelita Coriat
acoriat@laestrella.com.pa

El exmagistrado Adán Arjona califica de poco edificante la actuación de la Procuradora

ENTREVISTA

El intercambio de palabras entre el magistrado de la Corte Hernán De León y la Procuradora Kenia Porcell profundizan la falta de credibilidad en el sistema de justicia. El exmagistrado de la Corte Adán Arnulfo Arjona pone en perspectiva los hechos.

¿La procuradora de la Nación, Kenia Porcell, hizo bien en acudir a la Fiscalía de Atención Primaria a denunciar los hechos contados por el magistrado Hernán De León?

Tengo que hacer la precisión de que realmente el episodio que se vivió esta semana, es un tanto inédito y por eso los titulares de La Estrella de Panamá en el sentido de que las declaraciones de Porcell estremecieron al país. Porque no parece ser la forma más apropiada. Al decir forma no quiero rebajar el tema de la importancia del evento. Yo miré la locución y el contenido de la misma, respecto a esa situación me parece que no pasa de ser un acto de murmuración oficial que genera una serie de consecuencias importantes para la proyección que debe tener el sistema de justicia. No es edificante que ocurriera una cosa como la que ocurrió, lo valoro como episodio luctuoso para efectos de el fortalecimiento de la confianza que tiene que tener la ciudadanía.

Es decir, ¿tenía que haber actuado en forma silenciosa?

Al final tengo que decir que esto no es más que un acto de murmuración. Es decir, es una conversación, lamentablemente de un contenido muy grave, porque se expresan una serie de temas que solo tenemos la referencia de lo dicho por la Procuradora. Es un diálogo de un contenido preocupante. Superada la valoración de lo que me produce el evento, vendríamos al tema del contenido de lo que se dijo o de lo que hay. Es un aspecto que exige de parte de los investigados, por su figura y la suspicacia que ha generado esto, que haya un pronunciamiento institucional. Si uno sigue la versión ofrecida al público, expresa que el magistrado De León estaba indicándole a ella, un tanto por la cercanía que tienen como excompañeros de trabajo, una serie de ansiedades y preocupaciones por una posible situación embarazosa que él estaba atravesando. De ahí hay una serie de referencias incluso a un caso en particular y las posibles acciones a tomar. Ahí creo que es un tema desproporcionado.

La procuradora dijo que fue a la Fiscalía a hacer lo que el magistrado debió hacer por sí mismo, ¿eso es correcto?

Me parece que desde el inicio es un acto, no se si muy apropiado por el tema de la forma. Se ha tratado de reducir el tema no importa la forma sino el fondo. Yo creo que en el caso de los servidores judiciales existen una serie de cánones y orientaciones judiciales de ética judicial. No se puede desarrollar una conducta que pueda de alguna forma menoscabar un tema insustituible que es la confianza y credibilidad que los ciudadanos tienen que tener en el tema de justicia.

¿Podría ser que la Procuradora estaría salvando su posición en caso de que se haga pública más adelante de los hechos?

La verdad es que no hay una claridad en cuanto a qué cosas en específico se tienen. Hay un aspecto probatorio en el que no he logrado identificar el punto donde por ese solo hecho pueda constituir prima fase un posible delito.

¿Esta estrategia de la Procuradora no habrá sido útil para abortar una posible declinación del caso que se le sigue a Ricardo Martinelli en la Corte?

Todo eso formaría parte de un terreno especulativo. Pero lo concreto es que esta acción no tiene un contenido edificante, deja abierto un tema a plantearse conjeturas y no es edificante. La tarea de administración de justicia no puede desarrollarse en un clima de descrédito en los que tienen que hacer las decisiones. Hay que tener claro que uno de los activos principales en el funcionamiento de la justicia es que haya confianza entre la decisión que se vaya adoptar es la que se ajusta a derecho. De manera que esta situación ha generado una sombra que plantea un problema complejo a la hora de ver de qué forma se puede encarar.

¿Qué debería de hacer el magistrado Hernán De León en este momento?

Es un tema difícil, hay que hacer un discernimiento entre lo que puede ser las actuaciones a la persona, como el magistrado De León, y las que puedan ser del sistema judicial. Yo en principio trato de ver las cosas de manera institucional, la respuesta debe ser así, y la justicia tiene que tener una acción para enfrentar este desconcierto.

Este otro caso de los 5 mil pinchados, ¿debería haberlo investigado el Ministerio Público?

Se sabe un hecho y hay que iniciar una investigación concreta, pero no generar una serie de especulaciones que en este caso son encontradas porque la conversación fue protagonizada tanto como la Procuradora como el Magistrado, cada uno da una versión, y hay una negativa interesante en el sentido de que no se ha dicho toda la versión. Lo final de todo es que nada de esto es positivo.

Si alguien acude a la Procuradora y le confiesa un hecho, no debería empezar una investigación de oficio en vez de ir a la Fiscalía de Atención Primaria?

Lo que corresponde es tomar una declaración formal a la persona y de ahí en adelante iniciar las pesquisas.

Con los elementos que se conocen, el fiscal puede llamar a declarar a De León, y si él niega lo dicho por la Procuradora, ¿con qué material va a trabajar?

Creo que ese también es un proceder un tanto incierto porque las fiscalías no son para lo que aparentemente es: poner en conocimiento el resultado de una conversación.


comments powered by Disqus

Multimedia

  • Videos
  • Fotos

Lotería

sábado 17 de noviembre de 2018

  • 1039 1er Premio
  • DDAD Letras
  • 3 Serie
  • 25 Folio
  • 34 2do Premio
  • 86 3er Premio