Publicidad

Panamá

Cenia y Fulvia, las madres artesanas que educaron a sus hijos con la confección de sombreros

Cenia y Fulvia, las madres artesanas que educaron a sus hijos con la confección de sombreros
Cortesía / Mides

Foto Próxima
domingo 11 de diciembre de 2022 - 3:45 p.m.
Redacción Digital El Siglo
online@elsiglo.com.pa

Esta es la historia de dos adultas mayores emprendedoras, guardianas de nuestra cultura, que mantienen viva la tradición de tejer sombreros

A pesar de no ser hermanas, a Cenia y Fulvia Arrocha hay un lazo hermoso que las une: el amor por tejer sombreros.

Cenia y Fulvia, de 73 y 68 años, respectivamente, son guardianas de nuestra cultura. Sus manos diestras llevan más de 60 años tejiendo los más finos sombreros que se producen en la provincia de Coclé.

Estas mujeres revelan la hermosa experiencia de ser mamá, y cómo su emprendimiento les ha permitido instaurar una familia de hijos, nietos y bisnietos, orgullosos de sus orígenes.
Estas artesanas, que pertenecen al programa 120 a los 65 del Ministerio de Desarrollo Social (MIDES), se han asegurado de traspasar ese legado de experiencia y conocimiento a sus hijos y nietos, con el objetivo de mantener viva la habilidad y la destreza de diseñar sombreros de diferentes tipos: pinta’os, blancos, de junco, de reatilla y kimbol, piezas que distingue a los hombres y mujeres de la pintoresca provincia coclesana. 

Ambas coinciden que ser madre es como ser una artesana, porque tienen la capacidad de dar vida y de crear una pieza única y especial, completamente diferente del resto.

“Cuando diseño un sombrero le dedico el tiempo que sea necesario, poco a poco voy dándole forma, este proceso exige paciencia y entrega. Ese mismo principio lo apliqué con mis hijas, a ellas les brindé todo el tiempo que tuve para que hoy fueran mujeres de bien”, expresó Cenia con orgullo.

La primera vez que Cenia diseñó un sombrero tenía 5 años. Recuerda con nostalgia a su madre, porque fue la persona que le enseñó a tejer. 

Reconoce que en ella había un talento innato que perfeccionó con el pasar de los años. También recuerda que en esos tiempos un sombrero costaba 50 centavos. 
“Se tejía más por amor al arte, que por percibir dinero”, acotó.

Cenia explica que con su arte educó a sus cinco (5) hijos: Eloy, Rigoberto, Aris, Ofelia y Migdalia.  Pero admite que ese camino no fue fácil. En la comunidad de Las Tibias, en el corregimiento de El Harino, donde nacieron sus hijos, no hay fábricas o empresas que generen empleo, por ello tuvo que tejer sombreros para subsistir. 

Lo demás es historia. Hasta hoy los clientes nunca han faltado, a pesar de que en la provincia de Coclé hay un número considerable de artesanos. Y es que sus diseños y el detalle de sus sombreros la preceden, es su carta de presentación.

Al igual que Celia, Fulvia confeccionó su primer sombrero cuando era una niña, en la comunidad de Las Tibias. Apenas tenía 12 años. A su memoria aparecen esas imágenes de aquella primera vez. Una experiencia fascinante, el principio de una bella carrera que le permitió criar a sus tres (3) hijas: Zuleika, Yirenia y Yahaira. 

Hay que destacar que Cenia y Fulvia no solo son famosas en Panamá. Sus diseños de sombreros han llegado a Estados Unidos, España y Costa Rica. Se sienten orgullosas por este privilegio y lo perciben como una recompensa por todos los años de dedicación a esta carrera. 

También reconocen lo mucho que le ha ayudado el programa 120 a los 65 del MIDES. Y es que con el beneficio que perciben pueden comprar la materia prima para sus sombreros; además de alimentos, medicamentos y acceso a controles médicos gratuitos. 

Trabajo complejo, pero gratificante 

Confeccionar un sombrero demanda una técnica depurada. Primero hay que cortar fibras de junco y bellota que se extraen de una planta. Para dar el color oscuro al sombrero se utiliza la planta chisná, cuyas hojas se hierven junto a las fibras que han de ser teñidas. Mientras que el hilo para juntar la costura se obtiene de una planta llamada pita. La confección del sombrero, en totalidad, se diseña a mano. 

Lo primero que se teje es la plantilla, luego viene la copa y por último el ala del sombrero. La calidad del sombrero se determina por el número de vueltas que este posee. Los sombreros que diseñan Cenia y Fulvia son de 16 vueltas y pueden tardar hasta mes y medio. 

Para la ministra del MIDES, María Inés Castillo, la historia de Cenia y Fulvia demuestra la importancia de los sistemas de protección a favor de los adultos mayores que, por su edad o condición social, no perciben ingresos económicos.
Nuestros programas – detalla la ministra Castillo— están diseñados para proteger a mujeres que trabajaron en actividades informales, que hoy no gozan de una jubilación o pensión. 

En todo el país, un total de 73 mil 475 mujeres adultas mayores forman parte del programa 120 a los 65. De acuerdo con un informe del MIDES, la mayoría de las beneficiarias se encuentran en la provincia de Panamá (15,867). Le sigue Chiriquí (11,579); Veraguas (9,131); Panamá Oeste (9,099) y Coclé (7,385).

Cenia y Fulvia aseguran que han cumplido con su trabajo como madres y guardianas de la cultura. La prueba es que entre abuelas, hijos y nietos se teje el futuro de la artesanía, porque se han asegurado de que la tradición de hacer sombreros a mano se mantenga viva. ¡Por siempre!

 

LEE TAMBIÉN: El volcán de Fuego en Guatemala entra en fase de erupción con flujos de lava

** Pedro Castillo se niega a pasar los exámenes para detectar sustancias tóxicas

** Refuerzan vigilancia en zona costera sur de Veraguas



Te recomendamos ver

comments powered by Disqus
Publicidad
Últimos Videos
Publicidad

Lotería

miércoles 07 de febrero de 2024

  • 6937 1er Premio
  • CDDC Letras
  • 11 Serie
  • 10 Folio
  • 5939 2do Premio
  • 5229 3er Premio
Publicidad
Change privacy settings