Panamá

Se apagó el lente mágico de Buenaventura

Se apagó el lente mágico de Buenaventura

Foto Próxima
sábado 16 de enero de 2021 - 6:13 a.m.
Leadimiro González C.
lgonzalez@elsiglo.com.pa

Él no fue un fotógrafo más, fue uno de los maestros del lente, el padre de la crónica  roja en Panamá

“Se murió Buenevantura”,  me dijo en su correo de voz mi amiga  Joany De Gracia. La noticia me cayó como un cubo de agua fría. En ese  instante de aturdimiento me llovieron  un montón de recuerdos de Manuel Buenaventura, con quien tuve el  placer de trabajar en  la sección de crónica  roja de El Siglo, donde aún  sigo laborando.

Me senté en mi silla favorita en el garaje de mi casa y las lágrimas se asomaron. La última vez que lo vi fue en agosto de 2011, precisamente en la entrada del cuarto de urgencias del Hospital Santo Tomás, donde todos los días Buenaventura acostumbraba a sentarse, mientras fumaba un cigarrillo, a  esperar algún caso policivo con su inseparable compañera, una cámara Pentax colgado en el cuello y un chaleco negro.

“Este es un  oficio que no lo cambiaría por nada”, me dijo una vez  cuando lo entrevisté  en enero de 2000 para una nota.

En esa nota que rescaté de los viejos periódicos que aún conservó, Buenaventura aparece sentado en su vieja moto, su fiel compañera, como lo fue el caballo Silver para El Llanero Solitario, en busca de aventuras, en este  caso, cubrir las noticias policivas.

“Tomar fotos para la crónica roja no ha sido nada fácil”, me  confesó en aquella ocasión   llevándose  el cigarrillo a la boca.

No era fácil sobre todo porque se encontraba con muchos familiares de las víctimas  que se molestaban y  terminaban insultándolo.

“Yo sé que a nadie  le gusta  que le tomen fotos a sus familiares, pero yo lo hago,  es  parte de mi trabajo. Este trabajo es muy peligroso porque uno tiene que pelear  contra la policía, con los fiscales y los familiares”, subrayó.

Una de las fotos más violentas  que Buenaventura recuerda que tomó, fue el caso de la joven Amparo Morales , quien fue descuartizada por sus asesinos en Los Libertadores.

Otras fotos  que recuerda con orgullo   fueron las que  tomó   el 20 de diciembre de 1989 durante la invasión de soldados estadounidenses a Panamá. Esas imágenes fueron utilizadas en un  documental que realizó  una gringa y  que fue difundido en todo el mundo.

En esa entrevista Buenaventura me confesó  que le gustaba su oficio y que moriría  trabajando en la crónica roja.

En el hospital Santo Tomás, que era  su segundo hogar, Buenaventura era muy conocido entre el personal que trabajaba en ese hospital. Todos lo apreciaban y saludaban.

Llegaba en la mañana y se retiraba casi en la tarde. Había días que no lograba capturar ningún caso, pero en otras ocasiones, como un hábil cazador, lograba conseguir esa foto que al día siguiente  sería  la portada de El Siglo.

Una vez le preguntaron  por qué se dedicaba a esta profesión de tomar fotos de  muertos.

“Porque cuando yo veo  que sale la foto en el periódico, en primera plana en grande, con mi nombre, yo me siento orgulloso”, respondió.

Buenaventura no era un fotógrafo  cualquiera,  cubrió 6 cumbres presidenciales, visitó 18 países, entre ellas Yugoslavia acompañando  al general Omar Torrijos Herrera.

José Levy, fotógrafo  que en la actualidad cubre la crónica roja de El Siglo, recuerda que su amigo Buenaventura  siempre buscaba la exclusividad.

“Varias veces agarraba los muertos  en la morgue, le quitaba las sábanas y le tomaba las fotos, ese era el gran Buenaventura”.

Levy añadió que a Buenaventura le gustaba su trabajo y que gracias a él está trabajando en  El Siglo, porque Buenaventura lo convenció para que entrara.

Manuel Buenaventura falleció la tarde de ayer tras luchar contra el coronavirus.

 Había sido internado el pasado fin de semana en el hospital de Chepo.

Según sus familiares Buenaventura  estaba mejorando, pero  pese a  que aún no  podía moverse ni respirar, ayer  le dieron salida. Cuando llegó a su  hogar  empeoró y  llamaron  a la ambulancia. Esta se dañó en el camino  y el reconocido fotógrafo  falleció. Los parientes consideran  que hubo negligencia  y solicitan que se realicen las investigaciones del caso.

¡Hasta luego, Buenaventuras!

72 años

Tenía Manuel Buenaventura al momento de fallecer víctima del coronavirus en  su casa


comments powered by Disqus

Multimedia

  • Videos
  • Fotos

Lotería

viernes 19 de febrero de 2021

  • 8056 1er Premio
  • DDBB Letras
  • 14 Serie
  • 4 Folio
  • 7356 2do Premio
  • 5163 3er Premio
Change privacy settings