Panamá

El 10 y 28 de noviembre de 1821

El 10 y 28 de noviembre de 1821

lunes 4 de noviembre de 2019 - 12:00 a.m.
Rommel Escarreola Palacios
redaccion@elsiglo.com.pa

Bolívar triunfa en la batalla de Boyacá en 1819 y Carabobo en 1821. Ambos escenarios abrieron la brecha de rebeldía que impulsó los sucesivos triunfos 

Los movimientos de independencia del 10 y del 21 de noviembre 1821, representan los acontecimientos históricos en que se rompe con la dominación española en Panamá. En realidad es importante más que la narración, datos de fechas y nombres se requiere para un análisis de los móviles de las clases sociales. En virtud de ello fueron dos sectores sociales los que influyeron en la ejecución de la revolución de 1821. Además, hay que determinar las circunstancias que sucedieron y el origen de las luchas de independencia en Sudamérica. En tal caso, nos avocamos a definir que las luchas libertarias que libró Simón Bolívar fueron la expulsión de las fuerzas realistas españolas.

Bolívar triunfa en la batalla de Boyacá en 1819 y Carabobo en 1821. Ambos escenarios abrieron la brecha de rebeldía que impulsó los sucesivos triunfos y debilitó el dominio español. Al igual, San Martín hace un esfuerzo en el virreinato de La Plata. Un juicio histórico también debe recoger la creación de las Juntas Patrióticas que se erigen en Caracas, Buenos Aires, México y Bogotá. Cabe anotar, igual que la derrota de Nariño en el virreinato de Nueva Granada, no debilitó a los patriotas. Se ejerció una rebelión en Montevideo, Uruguay, que significó el golpe a las fuerzas antirealistas. Un golpe certero recibió Morelos quien fue capturado y fusilado. El inicio del siglo XIX, conjugó una serie de factores en que se definía la estrategia revolucionaria de los patriotas. Todos los males de la colonia y la injusticia social fueron los detonantes de la actividad bélica entre realistas y criollos, negros, zambos y los estratos más humillados. Estos últimos fueron sometidos a la explotación y la persecución por exigir cambios sociales. La defensa teórica la eleva Bolívar con su extraordinaria Carta de Jamaica, en la que exalta la posición estratégica del Istmo de Panamá. Eso causa una receptividad en el Istmo respecto a la vinculación con la lucha revolucionaria.

En el ambiente de la ciudad de Panamá, la élite social alta y algunos sectores populares se enteraban de la realidad política de Sudamérica por la prensa procedente de Jamaica. Para frenar el ímpetu revolucionario en Panamá, los españoles decidieron la estrategia de realizar cambios económicos en relación con la apertura del comercio portuario a los istmeños. Por tal motivo, permitieron el comercio de contrabando. La alternativa de los españoles se gestó para que los criollos no optaran por la alternativa de la independencia. En 1810, bien temprano en relación con la lucha de independencia se acentúo el contrabando y en tal situación de ventaja la élite social de comerciantes recibió jugosos beneficios. Según Mariano Arosemena, en su escrito Apuntamientos Históricos, escribió lo siguiente: ‘más abierta que antes, derivado el tesoro del Rei algunas sumas de dinero, por los derechos de importación de las mercaderías'. (p. 47).

La Regencia española dictó, en 1811, el Decreto de Libre Comercio que consistió en abrir la mayor posibilidad al sector de la elite social para establecer mayor ganancias económicas. Lo anterior se traduce en que la élite dirigida por Mariano Arosemena aceptó la concesión y en un acto inaudito dio la espalda a las luchas de liberación en Sudamérica a cambio de adquirir más dinero en sus arcas.

En palabras sencillas, su acción se traduce en una traición a las luchas de Simón Bolívar. Cuando las tropas cruzaban las montañas y la solidaridad de Panamá era más importante, la élite mercantil o la naciente burguesía istmeña le dio la espalda a los rebeldes de Sudamérica. Ya en otro escrito, el 10 y el 28 de noviembre de 1821, definimos esta situación cuando afirmamos: ‘Llama la atención que los criollos y su liberalismo, más que enfrentar el poder que la monarquía ejercía, optaron por diluir toda actitud hostil al régimen del centralismo español'. (Escarreola p. 83).

Un antecedente de la gesta de noviembre del 10 y 28 de 1821, lo encontramos en un intento de 1819, donde se creó la República Granadina, gesto que llevó a la designación de Juan Elías López y Joaquín Vargas como representantes de la nueva República Neogranadina.

Ahora bien, no me adelanto a definir el patriotismo de Mariano Arosemena, y ni de su grupo social, lo cual hay que compararlo con la postura asumida frente al movimiento santeño.

Más claro no puede ser la interpretación que se extrae de los intereses de las posturas de la burguesía comercial que representaba en los momentos álgidos de las luchas libertarias de Bolívar. O estaba con los intereses populares o su vida fue un vaivén de alejarse de los sectores campesinos del interior como sucedió con los santeños del 10 de noviembre. Los resultados de la unificación nacional o fueron en realidad una toma del poder por un sector económico en detrimento de los sectores campesinos como veremos en los siguientes artículos.

HISTORIADOR

Según Mariano Arosemena, en su escrito Apuntamientos Históricos, expresó lo siguiente: ‘más abierta que antes, derivado el tesoro del Rei, algunas sumas de dinero, por los derechos de importación de las mercaderías', (p. 47).
 

comments powered by Disqus

Multimedia

  • Videos
    Panameños exigen bonos en diferentes puntos del país.
  • Fotos

Lotería

domingo 15 de marzo de 2020

  • 2431 1er Premio
  • DBBA Letras
  • 15 Serie
  • 2 Folio
  • 8005 2do Premio
  • 7137 3er Premio