Opinión

El silencio te hace cómplice 

El silencio te hace cómplice 

jueves 15 de octubre de 2020 - 12:00 a.m.
Victoriano Rodríguez Santos
diostesalvepanama@yahoo.com

Amistades nuestras, homosexuales y lesbianas, nos manifiestan su oposición al disparate del matrimonio igualitario

El panameño es sumiso y poco acostumbrado a manifestaciones públicas, problema por el cual históricamente es burlado por seudo dirigentes comunitarios (representantes, diputados, etc.), medios de comunicación, gobernantes y personas con algún mando.

Se debate, en estos momentos, quizás con el propósito de entretenernos y desviar la atención sobre las compras y construcciones con sobreprecio, la tala de bosques en las riveras del Canal, Darién y del Volcán Barú entre otros.

Quien hace el baile pone la música, en consecuencia marean a la población con cualquier adefesio. Surge así el “presunto derecho al matrimonio igualitario”, aberrante mecanismo de destruir la poca cultura que queda en la familia fundamental, la procreación y el respeto a la dignidad humana.

Interpretación absurda de “presunto derecho” que nos quieren imponer, mediante la ideología de género, directivos indefinidos, homosexuales reprimidos, frustrados u ocultos de organizaciones financieras internacionales o presuntos derechos humanos, así como desviados nacionales con mando y jurisdicción, medios de comunicación, donde no escapa la TV.

El principal interés en ese inapropiado y cacareado matrimonio es la adopción de niños, muchos de los cuales son criados amanerados, maltratados o violados, ejemplos de países con estas connotaciones pueden numerarse.

Amistades nuestras, homosexuales y lesbianas, nos manifiestan su oposición al disparate del matrimonio igualitario. Nos indican que de considerarse tal esperpento, es necesario demandar el derecho a tomar licor o drogas donde quiera, salir desnudo a la calle, hacer sexo en donde fuera independientemente la edad inclusive casarse con objetos, animales y niños, como en otros países.

Cobardemente se guarda silencio ante situaciones que afectarán la cultura nacional, nuestros hijos y nietos, mientras la degeneración de políticos y altas magistraturas indefinidas sexualmente, se apropian de lo poco que nos queda, la dignidad, desafiando la naturaleza, a Dios.
Si entre los principales donantes a las iglesias están los grupos de indefinidos o reprimidos sexuales, no hay derecho a guardar silencio. “El silencio te hace cómplice”, y puede escucharse como trueno. Dios te salve, Panamá.

Economista, educador, humanista.


comments powered by Disqus

Multimedia

  • Videos
  • Fotos

Lotería

domingo 29 de marzo de 2020

  • 2875 1er Premio
  • DAAD Letras
  • 10 Serie
  • 14 Folio
  • 7928 2do Premio
  • 9039 3er Premio
Change privacy settings