Opinión

¿Límite a los derechos humanos?

¿Límite a los derechos humanos?

martes 8 de octubre de 2019 - 12:00 a.m.
Jorge Zúñiga Sánchez
zuniga.js@gmail.com

Un hombre caminaba, sin imaginar que le esperan para arrebatarle su cartera, y liquidarlo si se resistía. 

Un hombre caminaba, sin imaginar que le esperan para arrebatarle su cartera, y liquidarlo si se resistía. Escenas como estas se repiten a diario, y la gente sólo atina a preguntar por la Policía. La violencia reinante se interpreta como la ineficacia de la acción de las autoridades, para ofrecernos paz y seguridad. La desfachatez exhibida por los delincuentes, se infiere que sienten que se sienten protegido por algo, superior al tráfico de influencia, o a cosa parecida.

Vivimos en democracia, y el marcado énfasis al respeto de los derechos humanos que expresan policías, carceleros, fiscales y jueces, así lo demuestra, contrariando el temor que en otros tiempos se les imponían a los delincuentes, sin negar que en muchos casos, se llegó al abuso de la fuerza. La violencia nos convirtió en una sociedad atemorizada, y así, de nada valen las libertades si la delincuencia nos quitó el disfrute pleno de la vida, y del producto de nuestro trabajo.

Para progresar, los ciudadanos decentes hacemos buen uso de nuestros los derechos, mientras que los malos ciudadanos los utilizan para acechar a las personas y victimizarlas. Los delincuentes saben que los derechos humanos les ofrecen ventajas insuperables, pues si le disparan a un policía, y responde, se mete en tremendo problema. Los ‘privilegios y beneficios' carcelarios, para lo que menos los emplean es precisamente para sus fines rehabilitatorios.

Lo derechos humanos vienen a reforzar la protección estatal prometida a los ciudadanos, contra el eventual ejercicio arbitrario del poder público. Pero en un país que se propone progresar colectivamente, no pueden escudar de las consecuencias jurídicas previstas, a quien atente contra los derechos de otros.

La democracia se fortalece cuando la ciudadanía tiene la certeza de que cada día aumentará la capacidad protectora del Estado. Como asunto de la más elemental justicia, debe producirse alguna limitante institucional a los derechos humanos, si con su reconocimiento a ultranzas, se maximiza la sensación, de que ‘los malos se imponen a los buenos'.

Los ciudadanos estamos ante una seria encrucijada: luchamos por una democracia sometidos al terror de la delincuencia, o demandamos medidas extremas, que garanticen niveles aceptables de seguridad colectiva.

ABOGADO

Para progresar, los ciudadanos decentes hacemos buen uso de nuestros los derechos
 

comments powered by Disqus

Multimedia

  • Videos
  • Fotos

Lotería

domingo 13 de octubre de 2019

  • 1725 1er Premio
  • DDBC Letras
  • 6 Serie
  • 3 Folio
  • 5472 2do Premio
  • 4486 3er Premio