Publicidad

Opinión

Educación de menores en espacios carcelarios

Educación de menores en espacios carcelarios

martes 25 de agosto de 2015 - 12:00 a.m.
Jorge Zúñiga Sánchez
zuniga.js@gmail.com

En libertad y en cautiverio, la educación es el único instrumento capaz de crear conocimiento 

Si la educación de los menores en libertad, bajo la supervisión de los padres, es una labor familiar sumamente complicada, imagínese los retos que enfrentan los docentes que imparten clases en ambientes carcelarios. De por sí, la educación es incompatible con los barrotes y grilletes, pues se guía al adolescente al camino del conocimiento, para que precisamente se libere de esos ‘mitos y supersticiones', que por regir su vida, le han orillado a tomar decisiones equívocas.

Como si eso fuera poco, las estrecheces materiales en las que se imparte la educación en nuestros centros carcelarios de menores, ponen en duda que se alcancen resultados favorables, pues en las mayorías de los internos se hace insoportable el ‘estrés' propio de la escuela, sumado al ambiente de tensión que se respira en los centros carcelarios.

En libertad y en cautiverio, la educación es el único instrumento capaz de crear conocimiento, y construir las aptitudes que se requieren en este mundo de competencia para identificar las oportunidades, por remota que parezcan. Con todo y ello, no es fácil que el joven que cedió ante el delito, y que en consecuencia purgará pena de prisión, vea con simpatía la opción de la educación, pues si los liberados ‘la tendrán dura', los estudiantes ‘bajo llave' la tendrán mucho más.

Las autoridades educativas deben prestar más atención a este problema. El menor estudiante que en libertad fracasó, es un candidato ideal que de seguro terminará enredado en los tentáculos del crimen organizado. Si no logramos que se empoderara de los sueños y esperanzas que el maestro les ofreció en las aulas, y si hay poco recurso oficial en los centros carcelario de menores, difícilmente llenaremos las expectativas del privado de libertad.

Los nombres de María Vásquez, Moisés Perigault, Yaira Garibaldo, Nicolasa Alveo, no nos dicen nada; son personajes anónimos, cuyos actos no crean noticias. Entonces les diré que ellos integran la reducida nómina de docentes oficiales que a diario contra viento y marea ‘se fajan' en desventaja, para llevar las letras a cientos de jóvenes, que a los que las bandas reclaman como propios, una vez regresen a la libertad.

* Abogado y docente

==========

En libertad y en cautiverio, la educación es el único instrumento capaz de crear conocimiento...



Te recomendamos ver

comments powered by Disqus
Publicidad
Últimos Videos
Publicidad

Lotería

miércoles 28 de febrero de 2024

  • 4187 1er Premio
  • ABDC Letras
  • 11 Serie
  • 7 Folio
  • 6778 2do Premio
  • 3360 3er Premio
Publicidad
Change privacy settings