Opinión

Degradación de Trabajador a Colaborador 

Degradación de Trabajador a Colaborador 

miércoles 13 de enero de 2021 - 12:00 a.m.
Mariano E. Mena
desiree1150@hotmail.com

Partiendo del texto de las sagradas escrituras cuando en Génesis 3:19 nos dice: “ganarás el sustento diario con el sudor de tu frente”

Ya es cosa corriente ver en medios televisivos, escuchar en los radiales y leer en los escritos declaraciones de empresarios, políticos, periodistas, comunicadores sociales, representantes de la sociedad civil, líderes religiosos de todo tipo, etc.; referirse a los trabajadores como “colaboradores”, que según la biblia significa “ayudantes”.

Tristemente, no he visto a ningún representante de las organizaciones sindicales de mi país salir al paso de éstos contrabandistas ideológicos o papagayos, que repiten porque les parece bonito, exquisito o extravagante un término y lo quieren poner de moda o en boga, sin tomar en cuenta o importarles la degradación a la que están llevando a sus representados: la clase trabajadora.

Partiendo del texto de las sagradas escrituras cuando en Génesis 3:19 nos dice: “ganarás el sustento diario con el sudor de tu frente”, se hace un reconocimiento tácito al valor y significado del trabajo, y en consecuencia al trabajador; y desde el nacimiento de la primera encíclica social conocida como Rerum Novaum del Papa León XIII, publicada en mayo de 1891, y todas las subsiguientes que hacen referencia al mundo del trabajo o a lo social, reconocen a los trabajadores como lo que somos, trabajadores; y no tenemos que sentir vergüenza ni arrepentimiento por ello, al contrario, debemos sentirnos orgullosos porque el trabajo dignifica al hombre.

En segundo lugar, nuestro Código de Trabajo desde su artículo primero establece que el mismo regula las relaciones entre el capital y el trabajo, y a partir del artículo 4, sólo se refiere al término trabajo y trabajador para reconocer lo que somos, por ningún sitio reconoce el término colaborador, puesto que nosotros no vamos a colaborar con nadie sino a trabajar, y que nuestro trabajo sea reconocido con salario. En consecuencia, toca tanto a las dirigencias de las organizaciones, como a los propios trabajadores, reivindicar y colocar en el sitial que se merece al concepto de trabajador como lo hemos sabido hacer toda la vida; porque a los trabajadores nunca nadie nos regaló nada, todo lo que tenemos ha sido ganado en las luchas y ésta no será la que menos.

Y como dijera el Papa Francisco, ni el trabajo (ni el trabajador, digo yo) puede considerarse como una mercancía ni un mero instrumento en la cadena productiva de bienes y servicios, sino que al ser primordial para el desarrollo, tiene preferencia sobre cualquier otro factor de producción, incluyendo al capital.

Por todo ello, los trabajadores y sobre todo los dirigentes de sus organizaciones, tenemos el deber ineludible de beber en nuestra fuente de origen, lo cual implica dar revisión para hacer memoria a los conceptos que dieron origen a lo que somos hoy: UN SINDICATO, porque el término sindicato, que proviene del griego dikein (hacer justicia), y syn (juntos), nos da la fuerza para luchar por un mundo mejor en solidaridad con los marginados, descamisados y los pie en el suelo. 

EX SECRETARIO GENERAL CGTP


comments powered by Disqus

Multimedia

  • Videos
  • Fotos

Lotería

miércoles 23 de diciembre de 2020

  • 9298 1er Premio
  • BBCB Letras
  • 22 Serie
  • 12 Folio
  • 5409 2do Premio
  • 6289 3er Premio
Change privacy settings