Opinión

Criminalidad

Criminalidad

jueves 7 de noviembre de 2019 - 12:00 a.m.
Carlos Acevedo
kacevedor10@gmail.com

En este país, de las mil maravillas para unos, y de calamidades para otros.

En este país, de las mil maravillas para unos, y de calamidades para otros, ya no hay por donde agarrar, cuando se trata de abordar la ola de crímenes que, cual jinete de siete leguas, galopa a riendas suelta por todo lo largo y ancho del territorio nacional, desde Punta Burica hasta Cabo Tiburón.

Todavía no seca la tinta de los periódicos que narran los hechos delictivos de hoy cuando ya se está informando de nuevas atrocidades que dejan a su paso una ola de muertos a consecuencia de una delincuencia sin control que actúa movida por los negocios del narcotráfico con ajuste de cuenta a cargo de sicarios que algunas veces hasta se escapan de las cárceles locales.

Ese inframundo de robos, asesinatos y toda clase de ilegalidades, parece estar vedado por completo a las autoridades de policía que generalmente se dedican solo a contar los muertos y heridos, poniendo los casos en manos de las llamadas instituciones competentes que emiten fallos a veces permeados por la duda, y que finalmente, dejan en libertad a los que de acuerdo a una legislación penal seria, debieran permanecer a buen recaudo para evitar que continúen contaminando el entramado social todavía sano.

Los que creíamos en el nuevo sistema penal acusatorio, hemos sufrido una decepción. Para probar el fracaso de esta herramienta jurídica solo hay que hacer una comparación de cifras delictivas y llegaremos a la conclusión de que Panamá en materia penal está peor que antes.

Los señalamientos del jefe de la cartera de seguridad, en torno a la corrupción que ha permeado la policía, son horripilantes y dan una lectura que interpretada en su justa dimensión nos ofrece como resultado el tétrico escenario que hoy estamos viendo.

Y si los que delinquieron con los bienes y recursos públicos son beneficiados con casa por cárcel y caminando por las calles como Pedro por su casa, no devuelven lo robado, entonces se estará enviando un pésimo mensaje a la comunidad.

Considero que el reciente viaje del presidente de la República a Méjico, uno de los países más azotado por el crimen organizado, debió servir para establecer una estrategia regional que detenga la globalización del delito, sino, estaremos trillando por el mismo sendero. Y peor aún.

ESCRITOR

Los que creíamos en el nuevo sistema penal acusatorio, hemos sufrido una decepción.
 

comments powered by Disqus

Multimedia

  • Videos
  • Fotos

Lotería

sábado 30 de noviembre de 2019

  • 0025 1er Premio
  • BCDD Letras
  • 20 Serie
  • 11 Folio
  • 0232 2do Premio
  • 0117 3er Premio