Opinión

Por un cambio constitucional

Por un cambio constitucional

lunes 10 de junio de 2019 - 12:00 a.m.
Miguel Antonio Bernal V.
mabernal@cwpanama.net

Desde 1978 a nuestros días, la mayoría de los países de América Latina han remplazado su Constitución.

‘El poder constituyente todo lo puede y no se encuentra sometido de antemano a ninguna Constitución'.

Abogo, desde siempre, por un proceso constituyente como un compromiso ciudadano y académico, buscando siempre un debate abierto, informado, plural que nos lleve a un cambio constitucional.

Cuarenta y siete años después de impuesta, la constitución militarista de 1972 no está ya para más parches, ni curitas y, mucho menos, para los que algunos despistados en materia cívica, han querido llamar ‘reformas puntuales'.

Recientemente recordaba en esta misma columna que, ‘el Derecho Constitucional nos enseña que ‘reformar' la Constitución, significa alterar algo en su articulado sin cambiar su esencia o sustancia'. Hoy por hoy, más que nunca antes, la hegemonía ciudadana debe guiar cualquier cambio constitucional y este no se va a dar si no aceptamos, todos, que ‘el único sujeto del poder es la comunidad política, que el pueblo es el único sujeto'.

Desde 1978 a nuestros días, la mayoría de los países de América Latina han remplazado su Constitución y a menudo en forma radical, introduciendo cambios a las reglamentaciones electorales, los poderes presidenciales, los esquemas de descentralización, las f ormas de organización, funciones y poderes de los órganos judicial y legislativo, así como los organismos y mecanismos de control. Así las cosas, vemos cómo ‘el cambio constitucional es un caso particularmente importante del fenómeno más amplio del cambio institucional'

Las persistentes y crecientes críticas de diversos sectores de la ciudadanía, a la naturaleza excluyente del régimen político, la inagotable corrupción de los partidos y los diputados, la ineptitud para garantizar el respeto a la seguridad ciudadana, así como la marcada desigualdad que promueve las medidas económicas de los diferentes gobiernos, no dejan lugar a dudas de la urgente necesidad de un real y verdadero cambio constitucional.

La oligocracia imperante en manos de cleptómanos, insiste en plantear e imponer ‘reformas' que en nada contribuirán a mejorar la efectividad o legitimidad del régimen constitucional impuesto. La constitución militarista de 1972 ya agotó su papel y desbordó con creces la capacidad de sobrevivencia. Nos toca prepararnos para adentrarnos en un cambio constitucional de manera decidida y con voluntad de vida, para poder vivir dignamente. Catedrático en UP

Hoy por hoy, más que nunca antes, la hegemonía ciudadana debe guiar cualquier cambio constitucional
 

comments powered by Disqus

Multimedia

  • Videos
    Marta Noemí Noriega y los 500 años de la ciudad de Panamá .
  • Fotos

Lotería

miércoles 21 de agosto de 2019

  • 7708 1er Premio
  • ABDB Letras
  • 1 Serie
  • 11 Folio
  • 9210 2do Premio
  • 6640 3er Premio