Opinión

Bienvenida sea la vacuna

Bienvenida sea la vacuna

martes 12 de enero de 2021 - 4:00 p.m.
José de Jesús Crespo
opinion@laestrella.com.pa

Confieso mi crasa ignorancia en epidemiología. 

Reconozco que este celular me ha servido para comunicarme en asuntos personales  de importancia. También me ha servido para compartir algunas de mis décimas y ensayar una que otra reflexión. Hoy me sirve para  externar MI RECHAZO ABSOLUTO a cierta campaña tan absurda como irresponsable en contra de las vacunas.

Confieso mi crasa ignorancia en epidemiología. Lo mínimo que conozco es por vía de escuchar a  peritos idóneos en el tema. En consecuencia, soy incapaz de opinar técnicamente sobre este asunto tan complicado de entender por parte de  los que no hemos estudiado a fondo esa disciplina, ni nos interesa estudiarla a estas alturas de la vida. 

Pero, he observado en las redes  sociales  una insoportable danza de videos, gravados por supuestos ungidos e inspirados por el Santo Espíritu, sin ningún estudio serio sobre hermenéutica bíblica, mareados por inescrupulosos cobradores de diezmos que acrecientan su negocio atemorizando a los ignorantes.

Con una seguridad enfermiza Interpretan la Palabra Divina advirtiendo que esta pandemia la previó San Juan en el Apocalipsis;  que la vacuna es un instrumento del anti Cristo; que es la contraparte de la sangre de Jesús; que aquel que se la deje aplicar será borrado del libro del Cordero. 

Hay otros, que no creen en Dios,  pero  son  unos  paranóicos tan peligrosos,   o más, que los  fanáticos religiosos. Salen disfrazados o disfrazadas de médicos o científicos competentes. Con graficas y todo, hacen  una especie de preámbulo utilizando  palabras inentendibles a fin de impresionar y  demostrar  que, sin dudas, son sabios. Después, recomiendan NO VACUNARSE, porque de hacerlo, pueden convertirse en robots, en alienígenas, en escarabajos  (sospecho que habrán leído LA METAMORFOSIS de  Franz Kafka), en zombis neptunianos, en imbéciles de laboratorio, (para hacerle competencia a los imbéciles naturales, agrego yo).

No vayamos muy lejos en el tiempo. Mejor dicho, vayamos. En internet podemos encontrar una lista de infecciones y enfermedades que causaron estragos, millones de muertes, luto, dolor y angustia en la humanidad y que, GRACIAS A LAS VACUNAS, han sido erradicadas o, por lo menos, minimisadas.

En resumen, a los que esgrimen argumentos seudo evangélicos puedo asegurarles que la Biblia, especialmente El Apocalipsis, no es un libro de terror. Todo lo contrario, es un documento de  esperanza, de vida, de  amor, porque Dios es vida y es amor, NO DESTRUCCIÓN.
Para los anticientíficos irracionales que no desean vacunarse, ese es su derecho. Estoy buscando un adjetivo más adecuado que resuma su aberrante estulticia. Por ahora,  si es necesario irme a  pies desde Los Pozos hasta la ciudad de Panamá para vacunarme, LO HARÉ. Porque no pienso renunciar, por negligencia suicida, al placer incomparable de saborear un plato de arroz con guandú verde y una presa de carne adobada con achiote, traspuesta por encima.

Poeta


comments powered by Disqus

Multimedia

  • Videos
  • Fotos

Lotería

miércoles 23 de diciembre de 2020

  • 9298 1er Premio
  • BBCB Letras
  • 22 Serie
  • 12 Folio
  • 5409 2do Premio
  • 6289 3er Premio
Change privacy settings