Opinión

Fue el 19 de diciembre…

Fue el 19 de diciembre…

lunes 20 de diciembre de 2021 - 12:00 a.m.
Miguel Antonio Bernal V.
miguelantonio.bernal@gmail.com

Hace 42 años, tras la llegada del Sha de Irán a Panamá, que fue una imposición de Jiimmy Carter, aceptada con sumo agrado por Torrijos

Hace 42 años, tras la llegada del Sha de Irán a Panamá, que fue una imposición de Jiimmy Carter, aceptada con sumo agrado por Torrijos, las protestas en Panamá no se hicieron esperar.

Varios comentaristas radiales convocamos a una manifestación pacífica para el miércoles 19 de diciembre, ante la Iglesia Don Bosco, en repudio a su presencia. El día anterior, el G-2 había secuestrado a Betito Quirós con intención de matarlo... Comenzamos a reunirnos en el atrio de la Iglesia. A distancia, numerosos radiopatrullas y motociclistas de la Guardia Nacional, todos con arreos de combate. Presentes cantidad de agentes del G-2, la mayoría de ellos de civil.

Los mayores Julián Melo y Roberto Armijo comunicaron que "por órdenes superiores la manifestación no podía celebrarse". Al solicitarles que mostraran la orden legal, su respuesta fue que si había manifestación, "pagarán las consecuencias".

Al agruparnos para marchar, más de 20 motorcicletas del tránsito, avanzaban hacia el público. Se produjo el pánico…. los manifestantes corrieron... Los motorizados llegaron a escasos metros de dónde me encontraba. Megáfono en mano, caminé hacia los guardias con el propósito de parlamentar. En segundos, con una ferocidad inaudita, manguera en mano y vociferando un torbellino de vulgaridades y a los gritos de: "Aquí está Bernal, pégale, mátalo", se me echaron encima apoyados por numerosos G-2 y otra serie de elementos armados y en civil. Unos a otros se empujaban para poder golpearme. Los manguerazos, puñetazos, puntapies, cayeron sobre mí con furia brutal. Eran demasiados, era una mancha inmensa con uniformes y mangueras que golpeaba y golpeaba, que levantaba a su víctima cuando caía para seguir golpeándola, que la arrastraba de un lado a otro.

La brutal golpiza alcanzó también a Victor Navas King, quien intervino en forma desesperada para tratar de sacarme del círculo mortal, como también a Doña Elvia Lefevre de Wirz y otra dama desconocida. Las voces de los verdugos repetían: "¡Pégale, Mátalo!". El más feroz de todos, el que comandaba la agresión, era Fritz Gibson Parrish, conocido con el significativo apodo de "Sangre".

Luego, en estado de inconciencia se me condujo al Cuartel Central y mucho después, al Hospital Santo Tomás dónde los médicos me dieron, durante varios días, la asistencia que me salvaría la vida.

Los responsables directos de la agresión fueron debidamente denunciados por mí en numerosas oportunidades. A pesar de todas las pruebas testimoniales, fotográficas, médicas, videos y demás, el dos de febrero de 1994, el Segundo Tribunal de Justicia, "administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la Ley", haciendo suyo el adagio "summum ius, summa iniuria", negó la apelación formulada y confirmó la decisión, de dejar en la más absoluta impunidad a los criminales.

CATEDRÁTICO EN UP


comments powered by Disqus
Publicidad

Multimedia

  • Videos
    Desde la calle con Jorhan Castillo.
  • Fotos
    Diseño de Diana Arcila.
Publicidad

Lotería

miércoles 21 de septiembre de 2022

  • 3639 1er Premio
  • CACC Letras
  • 14 Serie
  • 9 Folio
  • 4680 2do Premio
  • 0440 3er Premio
Change privacy settings