Internacional

La asesina de Gabriel era su madrastra, tenía 12 días de estar desaparecido

La asesina de Gabriel era su madrastra, tenía 12 días de estar desaparecido

lunes 12 de marzo de 2018 - 8:11 a.m.
Redacción Digital El Siglo
online@elsiglo.com.pa

El asesinato fue cometido presuntamente por la pareja de su padre, la dominicana Ana Julia Quezada Cruz, que se encuentra detenida.

La Muerte del pequeño Gabriel Cruz ha conmocionado a toda España desde que  el pasado sábado la Guardia Civil encontrara el cadáver del niño de 8 años en el maletero del carro de la novia de su padre, Ana Julia Quezada.

Fue Quezada la que encontró una camiseta del niño días después de la desaparición, prácticamente seca -cuando había llovido sin parar durante varias jornadas-, encima de un arbusto y en una zona que ya había sido rastreada.

El 27 de febrero el niño salió de la casa, donde solo estaban su abuela paterna y Ana Julia Quezada, para ir a jugar con sus primos. 

La madre de Gabriel, Patricia, explicó - aunque no ha querido entrar en detalles porque la investigación sigue abierta- que ella siempre tuvo sospechas de que la dominicana podría estar implicada en la desaparición de Gabriel.

Durante los días de la búsqueda, Ana solía ausentarse muchos ratos con excusas banales que levantaban aún más sospechas, mientras suministraba a Ángel grandes dosis de calmantes para que no se diera cuenta de nada.

Ella aparecía siempre doliente y más llorosa que nadie. Incluso decía necesitar -el doble de diazepanes- que su pareja.

Sus últimas palabras antes de ser arrestada

La mujer conversó por teléfono con un periodista de El Periódico de Cataluña minutos antes de su detendión. Según indica el diario, parece ser que la grabación es cuando ya ha recogido el cuerpo si vida de Gabriel y lo lleva en el maletero.

"Escucha, es que estoy conduciendo, no puedo hablar mucho", le dice Ana al periodista, "ahora llamo a Ángel y le digo que te llame. Espera, no puedo hablar, que tengo aquí a la Guardia Civil y al final me van a parar", explica al periodista antes de colgarle.

En la mira

Otra señal de alarma fue la pérdida del móvil. Cuando la Guardia Civil ya había pedido a la familia que entregaran todos sus aparatos electrónicos Ana extravió su móvil no una, sino dos veces.

La primera no tuvo la precaución de desconectarlo. Lo había tirado durante una operación de rastreo y sus compañeros consiguieron recuperarlo haciendo sonar las llamadas.

Estaba debajo de un árbol. La segunda vez lo abandonó en una zona sin cobertura, lo que hizo imposible incluso que los investigadores lograran localizarlo.

Con el ordenador no llegó tan lejos, pero sí tuvo la desfachatez de borrar muchos archivos antes de entregarlo sin ocultárselo a la familia. Les contó que no quería que vieran algunas fotos se había hecho desnuda.

Con las manos en el delito

Al igual que había ocurrido en los últimos días, policías la siguieron discretamente hasta que pudieron grabar el momento en  que sacaba al pequeñito de un pozo  situado cerca de la casa. Las sospechas de la familia habían hecho que le quitaran las llaves pero a nadie se le ocurrió mirar en ese pozo.

Luego la dejaron seguir, por si se encontraba con algún cómplice. Cuando estaba a punto de entrar en un párking cercano al domicilio familiar que compartía con Ángel en Puebla de Vícar, a unos 70 kilómetros de Hortichuelas, las fuerzas de seguridad le han dado el alto y le han obligado a abrir  el maletero.

Incluso en ese momento, cuando tras levantar una manta dieron con el cuerpo sin vida del pequeño cubierto de barro, sus primeras palabras han sido que alguien le había colocado el cadáver ahí sin que ella lo supiera, porque venía de la playa. No sabía el exhaustivo seguimiento que le habían realizado hasta entonces hasta entonces.

Posible cómplice 

La lógica indica que debió contar con un cómplice en el momento de la desaparición; cuando Gabriel, de ocho años, se adentró en el camino en dirección a la casa de sus primos, Ana estaba en la casa con la abuela  y permaneció allí un mínimo de diez minutos más, según reconoció la abuela del pequeño fallecido, de 69 años.

¿Quién se llevó al pequeño entonces? Quizás un cómplice en la misteriosa furgoneta blanca que vieron algunos testigos. Fuentes de la investigación han advertido de la posibilidad de que se produzca una nueva detención en las próximas horas o días, aunque la hipótesis provisional con la que trabajan es que actuó sola.

Sospechas de otro crimen

El padre de Gabriel se había enamorado de ella hace algo más de un año y medio  coincidiendo con  la ruptura de la chica con su anterior pareja, Sergio, con el que había convivido también durante  unos años  en Burgos, la ciudad natal de este,

Las autoridades españolas han resaltado el caso de una niña que murió en  1996 en Burgos, donde residió Ana Julia, pero sin entrar en detalles. Lo que trascendió es que la víctima era hija de la dominicana, y hay posibilidad que reabran el caso.

A España había llegado de la mano de otro burgalés con el que tuvo a Judith, una hija veinteañera, quien se encuentra ingresada en el hospital por una crisis de ansiedad, tras conocer que su progenitora había sido detenida por la muerte del niño de 8 años Gabriel Cruz en Las Hortichuelas (Níjar, Almería).

Según las fuentes, la chica seguía el caso por los medios de comunicación y redes sociales pues reside en Burgos junto a su padre y cerca de la carnicería en la que trabajaba su madre.

Nota relacionada: 

 

 

 

 

 


comments powered by Disqus

Multimedia

  • Videos
  • Fotos
    .

Lotería

miércoles 19 de septiembre de 2018

  • 7472 1er Premio
  • CBBA Letras
  • 5 Serie
  • 5 Folio
  • 8555 2do Premio
  • 0439 3er Premio

miércoles 19 de septiembre de 2018

  • 7472 1er Premio
  • CBBA Letras
  • 5 Serie
  • 5 Folio
  • 8555 2do Premio
  • 0439 3er Premio