Publicidad

Panamá

La tragedia de Los Alveos. Por fin se dio el último adiós a los fallecidos 

La tragedia de Los Alveos. Por fin se dio el último adiós a los fallecidos 
Crédito: Mayking González Mora

Momentos en que se realizaba el traslado de los restos de una de las víctimas del la tragedia del 16 de septiembre en Los Alveos. Hubo doble oficio sepulcral.

miércoles 14 de septiembre de 2022 - 3:02 p.m.
Irlanda Sotillo
redaccion@elsiglo.com.pa

El mal estado del tiempo, la oscuridad, la falta de acceso a los servicios especializados, la dejadez del gobierno y dos muertes sin sentido.

Ayer se dio cristiana sepultura a los cuerpos de quienes en vida se llamaron: Gumercindo González Alveo (63 años) y Rosendo Meneses Rodríguez (64 años), en la comunidad de Los Alveos, corregimiento de Caballero en el distrito de Antón, provincia de Coclé.

González Alveo y Meneses Rodríguez fueron las víctimas fatales de los deslizamientos ocurridos el pasado 16 de septiembre, tras una incesante lluvia de hora y media.

El acto de sepultura, al que asistieron aproximadamente 600 personas, se convirtió en un homenaje en honor a la vida de los fallecidos. Una vida de servicio a la comunidad, revestida de popularidad, buen trato y don de gente.

Los moradores y conocidos de los difuntos estuvieron a la expectativa de la confirmación de las honras fúnebres desde el fin de semana pasado, pero la espera para dar el último adiós se pospuso cuatro días después de la tragedia, puesto que los dolientes enfrentaron serias vicisitudes con los trámites legales para retirar ambos cuerpos de la morgue.

La burocracia atascó a los dolientes en un enfrentamiento entre "el ir y venir de papeles". Una de las encargadas de los trámites fue la hija de Gumercindo, Haydee González González, quien ni por estar en su tercer mes de gestación se libró de los avatares del sistema institucional entre ellos: el Tribunal Electoral y el Ministerio Público en Penonomé; la Personería Municipal, sede Antón. También y otra vez, el Tribunal Electoral y Personería Municipal ambas en  Penonomé.

Haydee no recibió trato preferencial de los funcionarios ni hubo con ella contemplaciones por su notable embarazo. Excepto en la Morgue Judicial de Aguadulce donde le brindaron la atención de primera y le indicaron dónde estaban los baños. En el momento del reconocimiento del cádaver, Haydee se sintió mal. Su bebé en el vientre recibió la misma impresión, ver a su amado familiar sin signos vitales.  

En la Personería Municipal de Aguadulce, hubo que esperar dos horas de almuerzo y cuando la funcionaria regresó a su puesto de trabajo, reinició la computadora y el aparato demoró otros 15 minutos más. Haydeé no había almorzado. Tampoco había desayunado. Como vive en el campo, la prioridad era llegar a las instituciones en la zona urbana a primera hora. 

Haydeé en compañía de su prima materna, y otros familiares sortearon los gajes del sistema y finalmente lograron sacar juntos los dos cuerpos de la morgue. También recibieron un pobre informe de autopsia. Sin hora de muerte determinada y sin mayores detalles. Tanta demora pero hace parecer que la autopsia fue hecha a la ligera. "Científicamente imposible de consignarla [la hora de la muerte]" decía el oficio del Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses del Ministerio Público, sede Aguadulce.

Resulta que los fallecimientos en el área de Los Alveos, una comunidad rural ubicada a 25 minutos del conocido y turístico Valle de Antón, al darse un viernes aproximadamente a las 8:00 p.m. en  medio de un torrencial aguacero, dieron pie a una serie de irregularidades como lo fueron: el Ministerio Público no realizó el levantamiento de los cadáveres sino los miembros del Sinaproc.  

Todavía los familiares de Gumercindo y Rosendo tienen muchas preguntas sin respuestas.


comments powered by Disqus
Publicidad

Multimedia

  • Videos
  • Fotos
Publicidad

Lotería

miércoles 28 de diciembre de 2022

  • 3189 1er Premio
  • BDAA Letras
  • 20 Serie
  • 6 Folio
  • 1633 2do Premio
  • 5915 3er Premio
Publicidad
Change privacy settings