Deportes

Gooding y su fábrica de jinetes

Gooding y su fábrica de jinetes
Daniel González /El Siglo

Gooding, en compañía de sus dos nuevos pupilos. El de la izquierda: José Santander, que está montando.

Foto Próxima
domingo 19 de enero de 2020 - 12:00 a.m.
Jimmy Young
jyoung@elsiglo.com.pa

Látigos como Abdiel Jaén, Santos Sanjur y Albin Jiménez han estado en su establo.

El don de la observación es uno de los más importantes en la hípica. Apreciar al ojo las cualidades de un joven con material para destacarse como jinete es una de las grandes aplicaciones que tiene el bueno ojo en el hipismo.

Jaime Gooding tiene ese don, una especial cualidad para visualizar a una próxima estrella del sillín.

Entre sus pupilos están Jesús Barría, el mayor ganador de dinero y carreras en la hípica nacional; Luis Sáez, el mejor jinete panameño del último lustro en los Estados Unidos; Marcelino Pedroza Jr., un modelo de consistencia en la hípica estadounidense, con varias estadísticas ganadas; y José Morelos, considerado como la gran promesa del sillín, con proyección de estrellato en los Estados Unidos.

‘Me inicié como ayudante de los ‘groones' y, luego, tomé un curso de veterinario para aprender por correspondencia. Es así como incursionó en la hípica', rememora Gooding.

En este proceso, comenzó a observar a los jóvenes jinetes a los que acudían a la cuadra donde estaba trabajando. Todos llegaban con la misma idea: recibir una oportunidad.

‘Los primeros en esos años fueron Jesús Barría y Oscar Chávez. Desde entonces, he tenido a muchos muchachos con ese interés de superación y que quieren aprender. Así que trato de ayudarlos', relató.

‘Lo que hace que triunfen es el empeño y las ganas que ponen', explicó el entrenador.

Uno de los puntos en este trabajo es que el joven conozca en qué medio se desenvuelve. ‘Los llevo a la pista, los presento con los preparadores, dueños y también para que conozcan a sus colegas', destacó Gooding.

A medida que avanza la conversación, varios muchachos se acercan para saludarlo y otros, para escuchar sus respuestas.

Recordó sus inicios como ayudante del desaparecido gran entrenador Antonio Eskildsen, de quien aprendió la ética y compromiso en el trabajo de entrenador de purasangres de carreras.

Entre sus anécdotas como entrenador, destaca una en la que un dueño inscribió dos ejemplares en una misma carrera. Uno de esos, con poca opción al triunfo, le fue consignado a Gooding, pero resultó que el equino triunfó, dando un alto dividendo.

‘Fue una muestra de como un caballo bien cuidado da una buena carrera y puede ganar', comentó.

La fórmula del éxito

Jaime Gooding siempre cuenta con un grupo de jóvenes aspirantes a jinetes.

Todos buscando el éxito, la fama y la fortuna, en una de las profesiones más difíciles, sacrificadas y, sobre todo, más peligrosas del mundo.

Él tiene una manera para trabajar con estos muchachos, una fórmula que ha dado grandes resultados.

‘El 80% de los muchachos que vienen para que los guíe lo hacen por su propia cuenta, porque han escuchado a otros y quieren ser sobresalientes', acotó.

En ocasiones —dijo—, los profesores en la Escuela de Jinetes ven que los muchachos no tienen establo para desempeñarse y me los envían.

‘A veces tengo hasta siete muchachos en el establo. A todos les digo que la disciplina es una de las bases para surgir como jinete, les enseño cómo mantenerse en el mejor peso para montar, y qué tienen que hacer para lograr el éxito', soltó.

‘Ellos van asimilando y creciendo. Eso es lo que espero que hagan, que cada día se superen', indicó.

Precisó que, después de cada monta que tienen, les indico cuáles han sido sus aciertos y cuales sus fallas en una carrera.

En la asimilación de conocimientos, vivencias y experiencias es como Jaime Gooding parece tener una fábrica de jinetes, de campeones del sillín que triunfan dentro y fuera del país.

‘Jesús Barría es uno de esos ejem plos. Él ha tenido caídas muy fuertes y se ha recuperado, siempre pensando de manera positiva. Él entiende la diferencia que le convierte en un triunfador', aseguró.

Para Jaime Gooding, la hípica nacional está un poco deprimida.

‘Es un poco monótona', indicó. Sin embargo, confía en que el espectáculo de las carreras de caballos se mantendrá vigente.

‘En realidad, aquí falta la buena voluntad de todos. La unión y el trabajo conjunto son claves para el resurgimiento de la hípica en Panamá', concluyó.

No hay jinete malo, sino falta de oportunidades. Entre más experiencia tengan, mucho mejor para su desenvolvimiento como mano de sedas'.
 
LOGROS

2

mil 587 triunfos registra uno de sus pupilos Jesús Barría

LÍDER

185

Victorias sumó José Morelos para conquistar la estadística de 2019.


comments powered by Disqus

Multimedia

  • Videos
  • Fotos

Lotería

domingo 15 de marzo de 2020

  • 2431 1er Premio
  • DBBA Letras
  • 15 Serie
  • 2 Folio
  • 8005 2do Premio
  • 7137 3er Premio