Curiosidades

Vieja pa pendeja

Vieja pa pendeja

jueves 5 de marzo de 2020 - 12:00 a.m.
Redacción El Siglo
redaccion@elsiglo.com.pa

Teresa, era una mujer con experiencia, la vida la había golpeado y se había podido levantar.

Teresa, era una mujer con experiencia, la vida la había golpeado y se había podido levantar y, a punto de trabajo y que otros favores políticos tenía su capital, que no era como el del fallecido Kobe Bryan, pero tenía lo suyo.

No era una quinceañera, pasaba los 55 años, pero siempre andaba bien ataviada, se la pasaba en el salón de belleza y visitando a algunos cirujanos plásticos, para verse joven. Tenía un auto 4x4, no del año, pero le daba buen mantenimiento que parecía que le hubiese comprado de paquete.

No había tenido hijos y tampoco le había ido muy bien en sus relaciones sentimentales, porque tenía un carácter fuerte y no le gustaba dejarse mandar de nadie, mucho menos en su casa. Tenía raíces interioranas, su madre era procedente de Pocrí, en Los Santos y su padre, de Tonosí. Iba con frecuencia a espectáculos típicos, desde cantadera, hierras, bailes y competencias de lazo. En una de esas actividades bailables, conoció a un acordeonista, que a pesar de no estar tan pegado con su música, sí era bastante atractivo, alto, delgado y de tez blanca.

Permaneció en el baile hasta que tocaron el mogollón para ver si podía tener un cruce de palabras con el acordeonista; pudo saludarlo solamente porque el hombre estranochado lo que quería era irse a descansar.

Por las emisoras típicas, los locutores dan a conocer los compromisos que tienen los músicos y escuchó que el próximo fin de semana, estaría tocando en El Jaguito, de Aguadulce. Le dijo a un amiga que la acompañara para ir hasta allá; cuando llegan antes de empezar el baile, Teresa aprovecha para conversar con el acordeonista y le echa los perros frentiao y le da el número de celular para que se comunicaran.

En la semana recibe la llamada del artista y le informa que tenía que venir a la capital a comprar unos equipos del conjunto; ella, le dice que no hay problema, que si quiere puede hospedarse en su casa los días que quiera. El bien mandado se hospeda en su casa, por espacio de una semana, ya que no tenía ningún toque. Luego se marcha y le dice que volvería; al no regresar Teresa desesperada se entera, que el chico tiene 15 hijos regados en la calle y que tiene una relación estable con una mujer en el interior.

Ahora que hace Teresa, se va a los bailes donde sabe que el conjunto toca, para verlo y tratar de convencerlo para que regrese a vivir con ella. La situación a llegada hasta los oídos de su mujer, que lo acompaña a los bailes y no darle oportunidad que Teresa converse con él.

A pesar de todo el sacrificio y la cantidad de kilómetros que ha recorrido Teresa para buscar a su amorcito, éste no ha regresado más, por más regalos y dinero en efectivo que le ha dado, éste se mantiene firme en el interior y acá ella triste y con la ilusión que algún día volverá.

No era una quinceañera, pasaba los 55 años, pero siempre andaba bien ataviada, se la pasaba en el salón de belleza y visitando a algunos cirujanos plásticos, para verse joven.
 

comments powered by Disqus

Multimedia

  • Videos
    Los ‘tomasitos' están de vuelta luego de 30 añosLos ‘tomasitos' están de vuelta luego de 30 años
  • Fotos

Lotería

domingo 15 de marzo de 2020

  • 2431 1er Premio
  • DBBA Letras
  • 15 Serie
  • 2 Folio
  • 8005 2do Premio
  • 7137 3er Premio