Curiosidades

Tumulto tabogano

Tumulto tabogano

lunes 2 de diciembre de 2019 - 12:00 a.m.
Redacción El Siglo
redaccion@elsiglo.com.pa

‘A principios de 1866 el alcalde de la Isla tuvo que elevar una queja al Presidente del Estado de Panamá

‘Taboga fue siempre una isla muy apetecida para los intereses foráneos por su ubicación central en la bahía de Panamá, relativamente cercana a la capital', dijo el profesor Ramón a sus alumnos. ‘Y así lo demostraron los intentos que los norteamericanos emprendieron en el siglo XX para hacerse al menos con cuatro quintas partes del territorio de la isla, para instalar en ella sus bases. Pero también durante el siglo XIX fueron comunes los desembarcos de tropas ajenas a la Nueva Granada, generalmente para divertirse, teniendo, por la prepotencia que suele acompañar a los hombres armados, constantes conflictos con los habitantes del lugar.

‘A principios de 1866 el alcalde de la Isla tuvo que elevar una queja al Presidente del Estado de Panamá (recordemos que Panamá era un Estado federal) doctor Gil Colunje, protestando por las violaciones a la propiedad cometidas por los marinos de un buque inglés. No quería que marinos extranjeros desembarcaran en Taboga después de las seis de la tarde, pues iban a emborracharse y a cometer desmanes, y pedía se tomaran medidas al respecto. Gil Colunje, a su vez, pidió su colaboración a los representantes consulares de Francia y Estados Unidos, y estos entendieron sus razones y se comprometieron a cooperar para que no hubiera, en las noches, desembarcos de sus marinos en Taboga, Panamá y Colón. Colunje protestó por los hechos violentos ante el cónsul británico C. Anderson, pero este quiso repartir las culpas a medias: dijo que llamaría la atención a los capitanes de las naves inglesas, pero que las autoridades de Taboga también tenían que tomar medidas para evitar los disturbios que se daban ‘de día y de noche', y que tenían por mecha de inicio la conducta ‘de un tipo especial de lugareños'.

‘A pesar del intercambio de notas, nada cambió. Los marinos extranjeros siguieron bajando de sus barcos, y las riñas continuaron. En 1870, el 23 de marzo, el buque de guerra inglés ‘Zealus' atracó en Taboga. Descendieron de él 240 marinos dispuestos a emborracharse y divertirse. Y ciertamente, se emborracharon. Cometieron también toda clase de tropelías contra los taboganos y sus bienes. El alcalde intentó calmarlos, pero estos hombres rudos y de ningún entendimiento lo acometieron con violencia y lo mataron. Fue un hasta aquí. Se inició entonces una batalla campal. Era un pueblo harto peleando contra unos soldados. Hubo heridos en ambos bandos. El almirante de la Armada de Su Majestad Británica en el Pacífico Arthur Farguhar obligó a los revoltosos a reembarcarse para poner fin al conflicto. En el momento de suscitarse estos acontecimientos, el Presidente Provisorio del Estado de Panamá era el general Buenaventura Correoso.

‘El presidente Correoso planteó sus exigencias al almirante Farguhar, que consistían básicamente en dos cosas: a) entregar a las autoridades del estado de Panamá a los responsables del incidente y b) pagar indemnizaciones a todos los lugareños afectados (propietarios) y también a la familia del alcalde asesinado. Las compensaciones sumaban unos cinco mil pesos, según Correoso. El almirante Farguhar aceptó que se pagaran indemnizaciones, pero no por esa cantidad, pues sostuvo que los bienes que se habían destruido no valían tanto. Dijo que los marinos del ‘Zealus' habían recogido 250 pesos para ese fin. También se negó rotundamente a entregar a los responsables de los hechos a las autoridades de Panamá. Lamentó lo sucedido, aunque sostuvo que no se habían establecido con claridad las causas de este tumulto y reconoció que ‘algunos' hombres se habían embriagado más no todos'

Dice el historiador Celestino Araúz que ‘a finales de 1870 Correoso notificó al poder ejecutivo en Bogotá que los desagradables acontecimientos ocurridos en Taboga se habían solucionado en forma pacífica y amigable, cuando el cónsul (Charles) Wilthew entregó 318 pesos a los moradores de la isla'. Aun quedaba por solucionar el problema de la indemnización a los huérfanos del alcalde Fuentes, para lo que Correoso pidió a su gobierno que siguiera presionando por la vía diplomática.

‘A pesar del intercambio de notas, nada cambió. Los marinos extranjeros siguieron bajando de sus barcos, y las riñas continuaron. En 1870, el 23 de marzo, el buque de guerra inglés ‘Zealus' atracó en Taboga.
 

comments powered by Disqus

Multimedia

  • Videos
  • Fotos

Lotería

sábado 30 de noviembre de 2019

  • 0025 1er Premio
  • BCDD Letras
  • 20 Serie
  • 11 Folio
  • 0232 2do Premio
  • 0117 3er Premio