Curiosidades

Tracalero puro

Tracalero puro

lunes 24 de junio de 2019 - 12:00 a.m.
Redacción El Siglo
redaccion@elsiglo.com.pa

Hizo un último intento y le dijo a Leyka que necesitaba un dinero urgente para pagarle unos exámenes también urgentísimos a su madre

Enrique era tracalero de verdad, procedía de una familia que gozaba de fama de un ‘linaje puro' de tracalería y de todos los males que se le pegan a este defecto. Fue por esa razón que los padres de Leyka, su mujer, se opusieron rotundamente al enlace, ‘medítelo, hija', le pedía la madre, pero ya Leyka lo había meditado allá abajo y esa evidencia era la prueba contundente de que la otra meditación estaba de más, se cumplió en ella lo dicho desde tiempos inmemoriales ‘cuando la de abajo gotea la de arriba se seca'. Nadie pudo lograr que entendiera que no le convenía Enrique, quien no solo tracaleaba con el dinero, sino también con el amor de ella, condenándola a una lucha permanente contra las amantes, que generalmente eran dos y hasta hubo una época que tuvo tres al mismo tiempo.

‘Te voy a joder, óyelo bien, así sea lo último que yo haga en esta vida te voy a joder', le gritó el suegro cuando Leyka cayó enferma tras saber que su marido tenía tres mujeres más. ‘Pura amenaza, puro tilín y nada de paleta', contestó Enrique y el viejo se fue rezongando y lanzando amenazas en contra del yerno quemón y tracalero, que ya había fingido un robo en su propia casa y la única que le creyó fue Leyka, quien compró de nuevo todos los muebles y pasó media tarde dándole gracias al Señor porque los cacos se llevaron todo pero no le hicieron ni un rasguño a Enrique, a quien solo dejaron amarrado.

Meses después del autorrobo y de la discusión con el suegro, Enrique conoció a Briseida, de quien se enamoró tanto que quiso halagarla con lo único que, según su mente maquiavélica, hace feliz a las mujeres: la plata, y le prometió darle una cifra alta de dinero para el licor de la fiesta de quince años de la hija de aquella. La promesa se le volvió un tormento porque por ladrón estaba vigilado en el trabajo, ningún prestamista lo consideraba para un préstamo y Leyka ya no podía pedir porque ya su salario estaba destrozado por él mismo.

Hizo un último intento y le dijo a Leyka que necesitaba un dinero urgente para pagarle unos exámenes también urgentísimos a su madre, pero no tuvo éxito porque la pobre esposa ya hasta había empeñado todas sus prendas y también había adquirido mala fama crediticia. Recurrió a una de las amantes, la inocente Soledad, a quien convenció de que empeñara sus anillos de boda, el de ella y el del difunto; ‘coge, pero sácalos pronto que esto es sagrado', dijo la querida y le dio la bolsita que este tomó feliz, pero preocupado porque las casas de empeño estaban por cerrar.

Le pareció que si iba a su casa para que Leyka le prestara el carro de su papá andaría más rápido, pero ella se lo negó, de manera que le tocó hacer gala de sus malas costumbres y llevárselo a la fuerza. ‘No te demores que mi papá debe regresar hoy del interior', le gritó ella, pero obtuvo por respuesta ‘deja el morbo que ese viejo está tranquilo cogiendo fresco allá en el monte'.

Se fue como alma que lleva el diablo y en el camino lo detuvieron para pedirle licencia. ‘No tengo, solo voy a un mandadito', le dijo al policía, pero este se puso duro y le ordenó que no podía continuar. La dificultad lo puso histérico y sacó su vocabulario soez.

Me voy porque me voy, dijo de repente y pisó el acelerador. La persecución fue inmediata y su inexperiencia en el volante y la preocupación por fallarle a la querida lo hicieron chocar el carro quedando a merced de los tongos, que lo acusaron de cuanto se les ocurrió. Y lo peor fue que en el afán por huir no supo dónde dejó la bolsita con los anillos que llevaba a empeñar.

Leyka aprovechó para sacarlo de su vida y apoyó la iniciativa paterna de acusarlo de haberse robado el carro. La otra amante, por tonta, perdió sus anillos…

Recurrió a una de las amantes, la inocente Soledad, a quien convenció de que empeñara sus anillos de boda, el de ella y el del difunto; ‘coge, pero sácalos pronto que esto es sagrado',
 

comments powered by Disqus

Multimedia

  • Videos
    El cáncer persigue a los sobrevivientes del 9-11.
  • Fotos

Lotería

miércoles 04 de septiembre de 2019

  • 3147 1er Premio
  • ADBD Letras
  • 5 Serie
  • 12 Folio
  • 0011 2do Premio
  • 6325 3er Premio