Curiosidades

Todo tuyo

Todo tuyo

martes 24 de julio de 2018 - 12:00 a.m.
Redacción El Siglo
redaccion@elsiglo.com.pa

Era cosa de todos los días, oírlos decir: ‘Dichoso aquel que se la está tirando, ese man sí tiene suerte que se goza esas pulpas

Al igual que a todas las víctimas, yo fui la última en enterarme. En mi trabajo, lo sabían muchísimos, menos yo, que aunque tenía una espinita ignoraba que mi marido se perdía todos los sábados con Astrid , por quien suspiraban todos los compañeros del sexo masculino.

Era cosa de todos los días, oírlos decir: ‘Dichoso aquel que se la está tirando, ese man sí tiene suerte que se goza esas pulpas'. Yo, que quizás por puro instinto odiaba esos comentarios, les decía: ‘Se nota que ustedes son panameños de pura cepa, se llenan con el ojo, tan corrientes son que ni distinguen entre una buena figura y un cuerpo abultado y sin forma'.

Aquellos que silenciosamente se burlaban de mí, me repetían: ‘Deja la envidia, Rita, la envidia es pecado, además, los panas somos así y no vamos a cambiar, nos gusta la abundancia y no los esqueletos, ese gusto déjalo para los franceses, los belgas y los ingleses que de redondeces solo les gusta la bola de fútbol'.

El día del cataclismo de mi vida, estábamos robándole tiempo a la empresa charlando sobre nuestras parejas cuando llegó Astrid con su contoneo de caderas y su celular en las manos. ‘Pegada al ‘cel' todo el día, amiga', le dijo otra compañera, y ella le contestó: Es que mi novio no me suelta ni un momento, él mismo me dice siempre: todo tuyo', precisamente estoy chateando con él'.

Yo entré al wasap de mi esposo, pero no, él no estaba en línea, así que me tranquilicé, pero esa noche, por casualidad, mientras él ‘lavaba' el carro, actividad que hacía a diario, fui a decirle que la cena estaba lista, y me pareció ver una lucecita donde él estaba sentado escuchando música en espera de que se secaran las alfombras.

Le pregunté ¿y esa luz? Me dijo tranquilo: Es la lucecita de mi reloj, y la encendió varias veces para que yo viera.

No dormí esa noche, algo no me dejaba estar tranquila; al día siguiente, al legar al trabajo, una compañera notó mis ojeras y preguntó la causa. Tardé para contestarle, ahogada en llanto de pura duda, lo que hizo que aquella se compadeciera de mí y me soltó toda la historia, mi esposo andaba con Astrid y todos lo sabían. ‘Todos los sábados se van para el hotel ‘Culeconcidio', él nunca se queda a practicar fútbol como te hace creer a ti', me aseguró la compañera, y aunque el mundo me cayó todito encima, tuve sensatez para no ir a reclamarle a ninguno de los dos.

A mi esposo lo seguí tratando como si nada, pero no volví a estar íntimamente con él, que no preguntó por qué ni sospechó que ya sabía su infidelidad. Me levanté de madrugada para revisar el carro y hallé el celular, otro, escondido debajo del asiento. Lo que había en ese aparatito me causó tanta desilusión que caí en cama dos días, de manera que el sábado siguiente tampoco asistí, porque no tenía fuerzas.

Pero saqué energías del dolor y antes del mediodía estaba frente al hotel en espera de que apareciera el carro de aquel al que ya llamaba mi exesposo. Llegaron cinco para las doce, se bajaron abrazaditos como si fueran una pareja legal. Aunque las piernas me temblaban caminé hacia los infelices, pero iban tan distraídos que no se percataron hasta que él sacó su cédula para pedir la habitación, se la tumbé de un manotazo y entonces me vio: se puso pálido, trató de decir algo, pero no pudo.

Yo le metí un bofetón que lo tumbó. Como no se levantaba, el seguridad intervino y descubrió que no era mi mano la que lo había derribado. ‘Parece que le dio un infarto', me dijo y enseguida se armó el correcorre. No quise irme con él en la ambulancia ni fui después a verlo al hospital ni lo recibí en mi casa cuando le dieron salida. Hasta estoy pensando cambiar de trabajo para solo volver a verlo el día que firmemos el divorcio, que, según él, no va a firmar.

==126==========

Culpables: La infidelidad dejaría de ser si ellas siempre dijeran que no.


comments powered by Disqus

Multimedia

  • Videos
    Camacho no puede revelar su salario como vocero de Martinelli.
  • Fotos

Lotería

miércoles 12 de diciembre de 2018

  • 6152 1er Premio
  • DCCA Letras
  • 16 Serie
  • 8 Folio
  • 1812 2do Premio
  • 7402 3er Premio