Curiosidades

Tin marín…

Tin marín…

sábado 13 de enero de 2018 - 12:00 a.m.
Redacción El Siglo
redaccion@elsiglo.com.pa

Tanto la infidelidad, como su prima, la sospecha, son los motores de la discordia conyugal y separadas o juntas arman la de Troya

Todos los adúlteros echan el mismo cuento: el queme surge por la insatisfacción íntima; ‘ella no me lo da cuando yo quiero, y si me lo da quiere hacerlo rapidito y siempre en la misma posición', dice el hombre, mientras que la mujer compara y ofende al comentar sin sonrojarse: ‘Mi marido no me hace venirme, con el otro sí, y no una, sino dos, tres, cuatro y hasta más'. Sea cuál sea la razón, la infidelidad ya es cosa de todos los días, ya nadie se asombra ni levanta el dedo para señalar, al contrario, a ellos les dicen cariñosamente perros y a ellas las nombran bellacas.

Tanto la infidelidad, como su prima, la sospecha, son los motores de la discordia conyugal y separadas o juntas arman la de Troya entre los esposos; Leonela pasó el fin de semana con la garganta seca a falta de pan y agua, llena de dudas y rabia por un lápiz labial usado que halló en el pantalón de Jerónimo, su esposito amado, quien el viernes se quedó trabajando horas de más y luego fue otras horitas, según el informe dado por él a su mujer, a bajar pintas con sus compañeros de trabajo.

Faltaban unos minutos para las seis de la mañana del lunes cuando llegó Leonela con cara dura y con una bolsita transparente en la mano. ‘Quiero hablar con todo el personal femenino de esta empresa', le dijo al seguridad, que la miró como si a ella le faltara un tornillo y le contestó si ella era de la Policía o abogada o la prima del dueño o qué rango tenía para exigir eso. Las palabras con ch brotaron de labios de Leonela y gritó ‘yo vine aquí a buscar a la dueña de este carmín y no me iré hasta entregárselo personalmente y arreglar cuentas con ella y no creas que me voy a ir con los pelos para adentro, me importa un carajo que te opongas'.

Intentó, por pura rabia y celos locos, darle un cafá al seguridad, quien no se dejó y le agarró la mano en el aire, se la hizo girar varias veces y después la soltó; ‘respeta, que todavía no ha nacido la mujer que me pegue a mí'. Puro llanto compulsivo fue la reacción de Leonela, quien entró en crisis y se ubicó en la recepción pidiendo hablar con el gerente. La hicieron pasar cuando dijo que el seguridad le había fracturado la muñeca, el jefe oyó la historia y para quitársela de encima le dijo que hablara con la recepcionista para que ella se encargara de hacerle la averiguación y que cuando hubiera humo blanco la llamarían. El alboroto y el porqué de la visita de la mujer ya se había difundido en todos los departamentos de la empresa y ninguna dama mostraba nerviosismo, todas decían tener la conciencia limpia de no habérselo dado el fin de semana a Jerónimo. ‘Busque por otra esquina, señora, que aquí nadie usa esos labiales baratos', le dijo la recepcionista, y que la llamaran señora la puso más brava, y gritó: ‘Señora tú, tu madre y tu abuela'. Y la sonó sin respetar que la otra estaba sentada, pero no pudo con la avalancha humana que la barrió cuando la empleada se puso de pie y le fue dando, la gritería atrajo a Jerónimo, que era el único que no sabía que su mujer estaba por ahí.

La poca estimación que aún le tenía se puso de manifiesto y corrió a liberarla de la recepcionista, quien tenía fama de mano pesada, ágil y certera. En el camino se le unió el compañero apodado ‘Totito', quien, apenas llegó al área del faitin se agachó a recoger el carmín tirado en el piso.

‘¡¡¡¡¡¡¡Apareciste, mi amoooooor!!!!!!!', le habló al labial mientras lo besaba. La revelación dejó peor a Leonela y sorprendidísimos a los presentes, quienes, al igual que ella, se preguntaban en silencio si había algo entre los dos compañeros. Ahora, Leonela se siente como una cucaracha, no estaba preparada para la infidelidad y menos para aceptar que ‘otro' le está quitando a su marido.

Quejas: Ella no me lo da cuando yo quiero.
 

comments powered by Disqus

Multimedia

  • Videos
  • Fotos
    El árbol cuenta con más de 8 mil 500 focos, incluyendo la estrella que 
mide más de seis pies de alto y cuenta con 249 focos y 80 juegos de 
luces.

Lotería

miércoles 17 de enero de 2018

  • 8401 1er Premio
  • BBCA Letras
  • 4 Serie
  • 9 Folio
  • 7600 2do Premio
  • 4478 3er Premio