Curiosidades

‘Suelte al muerto'

‘Suelte al muerto'

viernes 2 de febrero de 2018 - 12:00 a.m.
Redacción El Siglo
redaccion@elsiglo.com.pa

Esta vez le había dicho que la llevaría a bailar el Sábado y el Domingo de Carnaval

Mientras estemos el poquito que nos toca pasar en la tierra, recordemos que: ‘La muerte es algo que no debemos temer porque, mientras somos, la muerte no es, y cuando la muerte es, nosotros no somos'.

Regino estaba clarito en lo dicho por el poeta mexicano: ‘No para siempre en la tierra, solo un poco aquí', pero le tenía terror a esa hora, a menudo pensaba en convenir tratos con ‘el Maligno' para vivir hasta cansarse de gozar cada año los Carnavales, que eran la única fiesta que él disfrutaba de cabo a rabo a costa de las lágrimas de Sebastiana y de Jacinta. Fue en las cercanías de la llegada del desenfreno de Momo cuando Átropos, una de las tres parcas, se cansó de verlo hacer sufrir a las dos campesinas, y sacó sus tijeras para cortarle el hilo de la vida una tarde en la que él, montado en su caballo, regresaba de regocijarse con su amante, la carnuda Jacinta, a quien llevaba añales cuenteándola con que iba a dejar a Sebastiana, la esposa, para irse a vivir con ella.

Esta vez le había dicho que la llevaría a bailar el Sábado y el Domingo de Carnaval.

La muerte se le presentó al equino en forma de una galana yegua negra, el otro animal, coqueto, corcoveó repentinamente para galantearla, pero la otra bestia soltó un relincho ensordecedor que lo asustó y se encabritó haciendo que Regino también se asustara y diera voces a gritos. Perdido en ambos el control, el animal se paró en las patas traseras mientras el jinete le ordenaba trotar. En un corcoveo lo lanzó contra una piedra gigante en la que antaño Regino había llenado de ilusiones de amor a sus dos mujeres. Libre del caballero, la bestia, enloquecida, se perdió a todo galope. Allí lo hallaron varios lugareños que no tuvieron caridad al verlo y dijeron: ‘Bien hecho, por andar de glotón comiéndose dos cucas en lugar de dejarle una para los que no tienen, goloso'. Pero pronto se apiadaron del hombre y lo acomodaron en un camastro improvisado con ramas del monte. Pensaban llevarlo a la casa, pero tuvieron que cambiar el plan porque un aguacero nunca antes visto se desgajó en segundos llenando todo de agua y truenos. No les quedó otra que llevarlo a la casa de la amante, quien lanzó alaridos de dolor al recibir el cuerpo inerte del hombre que le había dado tanto placer. Sin consultarlo, levantó el cadáver amado y lo llevó, a viva fuerza, a la cama donde dos horas antes, él la había medio matado de gusto. Y se acostó al lado a acariciarlo y a hablarle. ‘Apenas deje de llover nos lo llevamos para su casa', le anunciaron los parroquianos. Pero Jacinta estaba casi enloquecida y solo movió la cabeza y dijo: ‘Aquí se queda porque yo soy la viuda'. El destino pareció sonreírle, porque el río se desbordó y no fue hasta la mañana siguiente que la viuda legítima supo la noticia, y sin detenerse en una carrera desesperada, ajena a los gritos de alto de sus seres queridos, salió rumbo al hogar de la rival a buscar el cuerpo inánime de Regino.

Cuando llegó, varios hombres luchaban para apartar a Jacinta del cadáver. ‘Tenemos que llevárselo a su viuda', decían, y ella respondía tristemente: Yo soy la viuda.

Sebastiana entró gritando: ‘Yo soy la única viuda, solo yo'. Y se fajó a apartar a la otra que se aferraba con todas sus fuerzas al muerto. ‘Lo van a partir en dos', gritó un niño que miraba aterrado la macabra escena de las dos mujeres halando con ímpetu las extremidades inertes. Nadie actuaba ni ellas dejaban de halar al difunto. De repente, entraron los padres de Jacinta y de un tirón la apartaron diciéndole: ‘Suelte al muerto que usted es la otra, usted no tiene vela en este entierro'. Aprovechó Sebastiana para sacar en peso a su marido muerto y se lo llevó arrastrado. Atrás quedó Jacinta sumida en un llanto del alma consolada por sus comprensivos padres en cuyo regazo vertió su dolor más allá del valor de las palabras.

Viviendo, todo falta; muriendo, todo sobra.
 

comments powered by Disqus

Multimedia

  • Videos
    Buscaron agua, música y diversión en la Cinta
  • Fotos
    Celebración en el popular Barrio Chino.

Lotería

domingo 18 de febrero de 2018

  • 4011 1er Premio
  • BDCD Letras
  • 12 Serie
  • 24 Folio
  • 3804 2do Premio
  • 4986 3er Premio