Curiosidades

Suegro jodido

Suegro jodido

viernes 9 de agosto de 2019 - 12:00 a.m.
Redacción El Siglo
redaccion@elsiglo.com.pa

Esa es la tradición, someterlos porque son interioranos, decía Nairobi.

Esa es la tradición, someterlos porque son interioranos, decía Nairobi, capitalina de pura cepa y experta en subestimar a los que nacen o viven del puente para allá. Con ese pensamiento amarró a Roberto, un pelao egresado con honores de las aulas universitarias, pero de pobre autoestima, y, además, estaba muy enamorado de ella, por lo que había perdido la inteligencia y la independencia. Roberto llevaba meses sin ver a su padre, don Robustiano, natural de El Chirriscazo, donde enviudó a los 22 años, quedándose solo al cuidado y crianza de su único hijo, por quien venció todas las tentaciones del bajo vientre y nunca volvió a casarse.

‘Yo voy a aprovechar estos días libres para ir a ver a mi papá', le dijo Roberto a su mujer, pero esta se negó rotundamente, porque le daba miedo dormir sola y tampoco acompañaba al marido porque, según ella, no podía vivir más de una hora sin celular, lo que ocurriría si se iba con él para el monte. Decidió ella que el viejo viajara a la capital a conocerla y a ver los desfiles, ‘que se dé un baño de pueblo el cholito', dijo Nairobi, y le tocó al don venir a la ciudad a conocer a la nuera.

‘Voy porque me gustaría ver un desfile grande, nunca he visto eso, pero no crean que mi interés es conocer a la peliplanchada esa', les dijo don Robustiano a sus familiares, quienes le advirtieron que no se dejara achicopalar de la capitalina. ‘Primero muerto que dejarme mandar de esa bribona, que no crea que a mí me va a tratar como dicen que trata a mi hijo', contestó don Robustiano, quien tuvo su primer roce apenas llegó porque Nairobi lo saludó llamándolo abuelo. ‘Don Robustiano o suegro, pero abuelo no, apenas tengo 57 años'.

El interiorano pasó el resto del día tragando grueso, porque el hijo cocinó, sirvió la comida y fregó mientras Nairobi no se despegaba del celular. No durmió en toda la noche y se levantó temprano con la esperanza de coger chiva apenas viera pasar unas cuantas escuelas, pero la vida le tenía deparadas emociones fuertes que colapsaron cuando oyó a Nairobi gritar ¡¡¡¡¡Roberto, qué pasó con esos derretidos!!!!!

El grito lo hizo salir corriendo de la recámara y halló en la sala a su nuera tiquitiquitiquitiqui con el celular mientras su hijo trataba de salvar los panes quemados. En ese momento le vinieron al recuerdo los días duros que vivió tras enviudar con su hijo de seis meses, duro fue ir a sacarle el alimento a la tierra, madrugar con el viento frío y sacar al bebé en un chinchorro para llevarlo donde una tía que lo cuidaba mientras él iba al monte. Estaba en esas meditaciones cuando Nairobi le abrió una boca de cloaca a Roberto por no estar atento a los derretidos, y no pudo contenerse.

Y sacó la mano para golpearla, gritándole ‘no le hables así a mi hijo, puta capitalina que no sabes respetar a un hombre, háblale así a tu padre que no te enseñó a respetar, pero a mi hijo no'. La mano airada se quedó en el aire detenida por Roberto, pero don Robustiano no estaba dispuesto a quedarse ofendido y la apremió a pedir disculpas. ‘Voy a llamar a mis primos para que vengan a hacer contigo un batido de cholito', gritó Nairobi, y el viejo le ripostó ‘llámalos ya, qué vengan ya, que yo también tengo manos y cuida'o y soy yo el que hago el batido de chombos'.

Nairobi reculó ante la bravura del campesino y amenazó a Roberto con dejarlo si no obligaba a Robustiano a pedirle disculpas. ‘No es necesario que me dejes, yo soy el que se va y me voy ya', dijo Roberto y recogió solo su ropa para salir con su padre dispuesto a no volver nunca. Nairobi pasó mucho tiempo pensando que era un sueño, no podía aceptar que el cholito se le había rebelado y la había dejado.

La mano airada se quedó en el aire detenida por Roberto, pero don Robustiano no estaba dispuesto a quedarse ofendido y la apremió a pedir disculpas.
 

comments powered by Disqus

Multimedia

  • Videos
    Marta Noemí Noriega y los 500 años de la ciudad de Panamá .
  • Fotos

Lotería

miércoles 14 de agosto de 2019

  • 4334 1er Premio
  • ADDC Letras
  • 12 Serie
  • 6 Folio
  • 2620 2do Premio
  • 9183 3er Premio