Curiosidades

Solo fuiste su consuelo

Solo fuiste su consuelo

domingo 5 de agosto de 2018 - 12:00 a.m.
Redacción El Siglo
redaccion@elsiglo.com.pa

Se fue con su saco de cobardía a vivir lo que él llamaba la felicidad plena, absoluta y eterna con Esther

Aunque el domingo es el día del hogar, fue un domingo el día que Orlando lo abandonó para formar otro con otra, pero le faltaron cojones para decirle a su esposa que se iba, y adoptó la de muchos, los más, que se la dan de bravucones y a la hora de la verdad no se atreven a pronunciar las cinco palabras: Me voy de la casa. Así que se levantó a la hora de siempre, hizo café, desayunó como si tal cosa, y apenas su esposa se metió al baño, le gritó: Voy al cajero que pagaron el décimo y ahora vuelvo…

Se fue con su saco de cobardía a vivir lo que él llamaba la felicidad plena, absoluta y eterna con Esther, quien estaba donde su mamá en espera de que él pasara a buscarla para irse juntos a organizar el nuevo hogar. Más adelante, marcó el número de Esther, pero el celular sonó apagado, llamó varias veces y seguía igual, lo que no le llamó la atención porque donde la mamá de ella era común quedar sin señal, así que decidió ir solo a comprar la estufita y la cama antes de recoger a su amada que pronto sería su esposa.

Solo dos horas después, cuando estaba en el nuevo nido armando la cama y la estufa, se preocupó porque Esther no se había comunicado con él, de manera que se llenó de nervios y se encaminó adonde la nueva suegra, quien apenas lo vio llegar se encerró en el cuarto y de allá le tocó a Orlando sacarla para que le dijera donde estaba Esther.

‘Creo que la oí salir en la madrugada', repitió la doñita muy nerviosa, y cuando Orlando se descompuso preguntándole adónde había ido tan temprano y sola, aquella le dijo que al médico porque le dolía la muela del juicio.

En ese momento comenzó el viacrucis investigativo de Orlando, que horas después la había rastreado por los dos posibles sitios de esos donde atienden a los enfermos, y en ninguno había sido atendida la bella Esther.

Volvió cabizbajo donde la supuesta nueva suegra y la sometió a un interrogatorio feroz, del que la salvaron los vecinos, que al oír los gritos de Orlando vinieron a ‘ayudar' a la anciana.

Entre los vecinos no faltaba el ‘salidito', y fue él quien, al conocer el motivo del cuestionario, sacó violentamente a Orlando por el cuello de la camisa y le gritó: ‘Deja de joder a la vecina y no sigas buscando a Esther, el ex de ella salió anoche del penal y vino directo a buscarla, ya deben estar en otro país, así que no sigas jodiendo que aquel es el hombre que ella quiere, tú fuiste un consuelo'.

Orlando no supo, y cree que nunca lo sabrá, cómo pudo manejar de vuelta para su casa luego de saber semejante noticia, y cuando llegó a su hogar entró diciendo ‘ya vine, ya volví, compré mis numeritos y me fui a tomar unas pintas con unos amigos de kínder'; su mujer, que estaba en un rincón de la casa llorando su ausencia, lo enfrentó exigiéndole ver la lotería comprada. ‘Ya los boté porque no jugaron', repitió Orlando, pero su esposa lo agarró de la mano y lo llevó directo al guardarropas. ‘Si te fuiste solo a hacer un mandado, por qué falta ropa tuya aquí, te la llevaste casi toda', repetía ella amenazante.

Cuando se le abrió un poco el chip de la cordura, le dijo que toda esa ropa la había llevado para entregarla a unas ropavejeras que trabajan en favor de los niños pobres, y su mujer le creyó, pero por esa curiosidad femenina, fue al carro, abrió el baúl y allí estaba de vuelta toda la ropa.

Fue cuando descubrió que además de la ropa, Orlando llevaba zapatillas, zapatos, chancletas, sus diplomas y créditos de la universidad y, entre otras cositas personales, incluido el cepillo dental, halló fotos de sus hijos y hasta una de ella, por lo que le fue imposible al quemón camuflar la realidad, y ahora tiene plazo para dejar la casa.

==104==========

El cobarde es león en su casa y liebre en la plaza.


comments powered by Disqus

Multimedia

  • Videos
    Las más leídas de la semana
  • Fotos

Lotería

miércoles 12 de diciembre de 2018

  • 6152 1er Premio
  • DCCA Letras
  • 16 Serie
  • 8 Folio
  • 1812 2do Premio
  • 7402 3er Premio