Curiosidades

Un revolcón por una sandía

Un revolcón por una sandía

miércoles 20 de noviembre de 2019 - 12:00 a.m.
Redacción El Siglo
redaccion@elsiglo.com.pa

‘Hoy les voy a contar uno de los ‘revolcones' más famosos de nuestra historia'.

‘Hoy les voy a contar uno de los ‘revolcones' más famosos de nuestra historia', dijo la maestra Tina a los niños. ‘¿Un revolcón?', repitió Catalina sin entender. ‘Sí. Una pelea, un encontronazo que empezó como una discusión entre dos personas y terminó en una batalla campal'. Los niños miraron muy atentos a la maestra. ‘Todos ustedes saben lo que es una sandía, ¿verdad?' ‘Sí, maestra', contestaron muchas voces infantiles. ‘Mi mamá me ha dado muchas veces una tajada para refrescarme, porque tiene mucha agua y es muy sabrosa', terció Clementina.

Luego, la educadora desplegó un mapa de los Estados Unidos ante la mirada de su público infantil. ‘A mediados del siglo XIX, los estadounidenses, a los que solemos llamar gringos, descubrieron minas de oro en su costa del Pacífico, en California. Muchos de los habitantes de ese país, que vivían en la costa del Atlántico querían trasladarse al Pacífico para explorar, descubrir y conseguir oro, pues pensaban de ese modo hacerse ricos. Pero atravesar ese país, que abarca todo lo ancho del continente, tomaba mucho tiempo. Tengan en cuenta que en ese entonces no había automóviles, que cubrieran la distancia en pocos días, ni mucho menos aviones, que lo hacen en pocas horas. Ni el ferrocarril transcontinental de los Estados Unidos existía todavía. La gente viajaba en carretas o en diligencias que eran coches tirados por caballos'.

‘¿Y no podían ir en barco, maestra?', preguntó Susana. ‘Aunque no había canal, atravesar Panamá, incluso por tierra, seguía siendo ventajoso: la distancia entre un mar y otro era siempre la más corta por nuestro Istmo. De modo que usaron la ruta de Panamá. Llegaban en barco a Colón. Viajaban por el recién construido ferrocarril interoceánico, luego llamado transístmico, que une Colón y Panamá, hasta nuestra capital. Aquí se embarcaban de nuevo rumbo a San Francisco, en California'.

‘Debía de venir mucha gente', comentó Zuleyka. ‘Sí, pero entre ellos había gente de mal vivir: buscapleitos, estafadores y ladrones. Uno de aquellos aventureros se llamaba Jack Oliver. Fue a las cantinas y salió totalmente ebrio. Luego, junto con dos amigos, pasó por el puesto de frutas de un humilde vendedor llamado José Manuel Luna, nativo de Parita. El gringo tomó una tajada de sandía, sin pedirla ni pagarla y se la comió enseguida. Cuando el pariteño le pidió el dinero (cinco centavos), Oliver lo insultó y lo amenazó con su revólver'.

‘Quiero que sepan dos cosas, los hombres no deben emborracharse ni robar'. ‘Ni amenazarse con armas', completó Gloria. ‘Así es. A la discusión entre el gringo y el humilde frutero se sumaron más panameños y gringos. Un amigo del gringo pagó la tajada, pero un peruano presente allí le robó el arma al gringo, y este y sus amigos salieron persiguiéndolo y estos hacían disparos. Al oír los disparos los panameños salieron con machetes y palos pues estaban cansados de los atropellos de los gringos. Se formó una pelea que acabó con muchos muertos y heridos.

‘¿Y después?', preguntó Florencia. ‘El cónsul de Estados Unidos en Nueva Granada (Panamá estaba entonces unida a Colombia) solicitó la invasión de todo el Istmo de Panamá por el ejército de su país'. ¡Pero eso no era necesario!, dijo exaltado Juan Luis. ‘Claro que no. Pero ellos invocaban un Tratado que tenían con Nueva Granada, que les daba derecho de intervención para mantener el libre tránsito y mantener el paso libre por la zona de tránsito'.

‘¿Estaba en peligro la zona de tránsito?' ‘No. Pero ellos eran más fuertes e interpretaron que sí. Tres meses después ocuparon la ciudad. Y exigieron a Nueva Granada una indemnización por daños y perjuicios a sus bienes y vidas'.

"Pero es una injusticia, maestra. Ellos comenzaron' ‘Una de tantas injusticias y ocupaciones que sufrió el Istmo de Panamá. Y a ese suceso se le conoce en nuestra historia como el incidente de la Tajada de Sandía'.

‘Quiero que sepan dos cosas, los hombres no deben emborracharse ni robar'. ‘Ni amenazarse con armas', completó Gloria.
 

comments powered by Disqus

Multimedia

  • Videos
  • Fotos

Lotería

sábado 30 de noviembre de 2019

  • 0025 1er Premio
  • BCDD Letras
  • 20 Serie
  • 11 Folio
  • 0232 2do Premio
  • 0117 3er Premio