Curiosidades

Regalo navideño

Regalo navideño

martes 27 de diciembre de 2016 - 12:00 a.m.
Redacción El Siglo
redaccion@elsiglo.com

Rubiela, la madre de Ramoncito, estaba feliz porque el pelao se había conseguido una novia yeyecita

Rubiela, la madre de Ramoncito, estaba feliz porque el pelao se había conseguido una novia yeyecita. Y se desbocaba en las paradas: Yo no me arrepentiré jamás de haberlo mandado a estudiar a ese colegio de ricos, porque cuando él se gradúe de médico y ponga su clínica ya tendrá una excelente clientela que serán los hijos de sus compañeros de colegio, eso se llama visión empresarial, yo sí estoy invirtiendo en el futuro de mi hijo, estoy segura de que se casará con una ricachona, porque como dice el dicho ‘cada oveja con su pareja'. Pero pegó el grito al cielo cuando Ramoncito le pidió dinero para comprarle un regalo de Navidad a María Victoria.

El pelao, que era grosero, le tiró al piso los veinte dólares con esta retahíla: ‘Solo en tu mente de pobretona cabe que con esa miseria de plata yo podría comprarle un regalo a mi novia, entérate, yo no tengo novia pobre, con eso que pretendes dar me le podría comprar regalos a Yamileth, a Suyini, a Ketzibeth, pero a María Victoria, no, nunca'. Rubiela recogió el billete y le prometió al hijo conseguirle algo más, pero no pudo cumplir la promesa, por lo que Ramoncito le advirtió: ‘Te sientes orgullosa de mi novia yeyecita, sin embargo, no quisiste ayudarme, ahora, tendrás que aceptar las consecuencias de tu egoísmo, porque yo soy capaz de lo que sea con tal de conseguir plata para comprarle el regalo que ella me pidió'. Rubiela quedó envuelta en llanto y la palabra narco se le clavó en la mente impidiéndole defenderse del hijo engreído por ella misma. Fue dos días antes de la Navidad que sonaron las alarmas en el barrio donde vivían: la mascota de la hija de los Pérez había desaparecido del patio de la casa. Se formaron brigadas de búsqueda que también peinaron el área, el papá de la chiquilla vociferó que mataría al que se había llevado al perrito que, según él, les había costado un di neral porque era un can auténtico y de raza pura. Todos los voluntarios, al oír las desafortunadas palabras del hombre, fueron cogiendo rumbo para sus casas, y el asunto del perro perdido quedó en el silencio. El evento no impidió que los vecinos cerraran la calle y colocaran mesas para esperar al Niño Dios, envueltos en un ambiente de armonía y repartidera de comida y de abrazos. Así amanecieron, pero a las diez de la mañana, cuando muchos dormían agotados por la vigilia navideña, una de las pocas vecinas a la que Ramoncito tenía entre sus contactos, recorrió la calle de casa en casa mostrando el perfil del pelao: aparecía abrazado con la novia rica que en sus brazos sostenía un perrito idéntico al desaparecido de la hija de los Pérez. El cuento se difundió y logró irrumpir en el sueño de muchos, quienes al despertar olvidaron los abrazos y los bu enos deseos expresados horas antes, y dirigieron el índice acusador hacia la casa de Rubiela, quien apenas lo supo se enfrentó a gritos y malas palabras con los ‘calumniadores' de su hijo, al que despertó para que saliera a defender su honra. El pelao, prepotente consagrado, se levantó y mandó para el carajo a los vecinos, a los que remató cuando les dijo ‘pobretones sin aspiraciones'.

‘Pobretones, pero ni ladrones ni ricos de papelillo', le dijeron, y eso le desbarató el hígado a Ramoncito, que amenazó con llamar a la Policía para no ‘ensuciarse' él las manos con gente de quinta categoría. No tuvo que cumplir su advertencia, porque el señor Pérez ya los había llamado.

Llegaron directamente a la casa de Rubiela. ‘Su hijo está acusado de robo e intromisión a la propiedad ajena', le dijeron y se lo llevaron. Hasta la casa de María Victoria llegó la investigación. Tuvo la riquilla que devolver el regalo navideño de Ramoncito, porque este no soportó el interrogatorio y confesó que sí se había robado la mascota de la hija de los Pérez para dársela a su novia.

Dato: Los dálmatas viven de 10 a 13 años. Fisonomista: El perro dálmata difícilmente olvida un rostro.
 

comments powered by Disqus

Multimedia

  • Videos
  • Fotos
    La entrenadora física sirvió de inspiración para Kevo.

Lotería

domingo 23 de abril de 2017

  • 1203 1er Premio
  • ABCA Letras
  • 10 Serie
  • 1 Folio
  • 9874 2do Premio
  • 6335 3er Premio