Curiosidades

¿Quiere que le planche la cara?

¿Quiere que le planche la cara?

domingo 26 de agosto de 2018 - 12:00 a.m.
Redacción El Siglo
redaccion@elsiglo.com.pa

Elisa, iracunda, gritó: ‘¿Cómo es esa vaina que llevas tiempo sin verla, fuiste el domingo pasado

Título: ¿Quiere que le planche la cara?

Aldo recibió el chat de Larisa, comunicándole que ya habían pagado y que ella estaba con las pailas volteadas, y enseguida le entró al hombre la comezón por salir, y le dijo a su mujer Elisa que había soñando con su progenitora y que iría allá para saber cómo estaba, y añdió: ‘Es que llevo rato que no miro ese par de ojos que siempre me mirarán con amor'.

Elisa, iracunda, gritó: ‘¿Cómo es esa vaina que llevas tiempo sin verla, fuiste el domingo pasado y todos los domingos pasas la tarde allá?'. Quedó Aldo en shock, percatándose de inmediato del error descomunal mientras su mujer lo miraba desafiante y con un signo de interrogación más grande que el pecado de la infidelidad, y con el poquito de astucia que le quedaba, contestó: ‘Es que del domingo pasado a este hay siete días, una semana completita, ahora tírale número a las horas, a los minutos y ni qué decir de los segundos, sí o sí que llevo rato sin ver a mi madrecita querida'.

Pasó esa prueba y se metió al baño, dispuesto a coger calle para llegar hasta un cajero, sacar plata y llevarle a Larisa, quien estaba a punto de reventarle el celular con los chats pidiéndole prontitud que en su casa el hambre se había enseñoreado de todo. Salió Aldo en toalla tarareando canciones en honor a las madres, pero cuando abrió su clóset en busca de ropa limpia, no halló nada. ‘¡ELISA, ELISA, MI ROPA', gritó, y su mujercita sonriente le gritó: ‘Acabo de meterla toda a la lavadora'. Supo enseguida que había mala intención, y se dispuso a no dejarse vencer. ‘Sacó del baúl su piyama usado únicamente en la noche de bodas, se lo puso a duras penas, ya casi ni le quedaba, y salió apurado, tanto que cuando Elisa regresó a la recámara, no lo halló.

Esa acción ridícula de salir a la calle empiyamado, le confirmó a Elisa que había otra mujer en la vida de su marido, solo en ese momento se arrepintió de su carácter jodido, y por el que cortó toda comunicación con su suegra y sus cuñadas, razón por la que no podía ni averiguar siquiera si su hombre estaba o no estaba por allá. Salió a la calle también, a buscar pistas, y gracias a que Aldo iba en piyama, resultó llamativo, y varios le dieron respuestas que la fueron ayudando a orientarse: ‘Se subió en un taxi y ahí mismo iban sutano y mengano', y con ese dato llamó a uno de los nombrados, quien le dijo que Aldo sacó plata de un cajero y cogió un taxi. ‘¿Para dónde?', le preguntó angustiada al vecino, que le respondió dándole esa dirección que no lleva a ningún lado: ‘Cogió para allá'.

Tuvo que quedarse varias horas en la piquera de los taxis con la esperanza de que el taxista regresara y recordar adónde había llevado al empiyamado. Tras mucho preguntar dio con el hombre que había llevado a Aldo. ‘Un señor en piyama de rayas color vino', repetía Elisa, y aquel se rio antes de contestarle: ‘Yo casi no lo llevo, porque pensé que estaba medio loco, pero me habló cuerdo y me pagó la tarifa normal', y Elisa lo zarandeó preguntándole adónde lo había llevado. ‘La ética me impide, señora, darle ese dato', contestó el conductor, pero Elisa le puso un billete de veinte panchos y al hombre se le olvidaron los principios éticos, y la llevó adonde encontró a su marido en una hamaca, en calzoncillos, mirando amoroso a Larisa que le planchaba un pantalón que meses antes, supuestamente, se lo robaron del tendedero de la casa de ellos. No la vieron llegar, y apenas reconoció la prenda perdida, entendió lo que le faltaba, y trató de agredir a Larisa, quien levantó la plancha caliente y le gritó: ‘Lárgate o te la pongo en la cara'.

Tuvo Elisa que recular e irse para su hogar a esperar a que su marido se llenara de valor y decidiera volver a la casa a rendir cuentas. Dicen que todavía, un año después, sigue Elisa en esa angustiosa espera…


comments powered by Disqus

Multimedia

  • Videos
  • Fotos

Lotería

miércoles 14 de noviembre de 2018

  • 2059 1er Premio
  • CAAC Letras
  • 1 Serie
  • 8 Folio
  • 1641 2do Premio
  • 1301 3er Premio