Curiosidades

¿Quién tocó a este muerto?

¿Quién tocó a este muerto?

domingo 9 de septiembre de 2018 - 12:00 a.m.
Redacción El Siglo
redaccion@elsiglo.com.pa

Y siempre, la respuesta de Gustavo fue: ‘Esperemos a ver qué pasa', pero no pasó nada de lo que Beatriz

Fue una sola lágrima, solo una, y fue también, según contó Beatriz años después, la última del mar que vertió en los veinte años como amante de Gustavo, a quien muchísimas veces en ese largo tiempo, ella le preguntó airada, unas, triste y llorosa otras, ‘y el anillo, ¿pa' cuándo?'.

Y siempre, la respuesta de Gustavo fue: ‘Esperemos a ver qué pasa', pero no pasó nada de lo que Beatriz esperaba, su amado no se divorció ni dejó a la esposa ni le puso en su anular el esperado anillo, y, lo peor, ella no dio el paso que le pedían sus familiares: dejarlo, apartarse de él y buscarse un amor nuevo que le diera el goce de vivir la experiencia de la maternidad, porque Gustavo jamás le permitió salirse embarazada.

‘A mí me negó los hijos', comentaba Beatriz con dolor, y la parentela femenina se volcaba a exponerle las razones infinitas por las que debía apartarse del amante, a quien ellas llamaban ‘ese hombre malo', todo fue en vano, la bella dejó pasar su juventud en espera del anillo o de que aquel le dejara caer en sus profundidades un poquito del líquido de la vida, ‘una gotita', pedía ella, pero nada, él jamás se arriesgó a embarazarla; se le fueron por completo todas las esperanzas de anillo, de hijo o de certificado matrimonial una tarde en la que la muerte sorprendió a Gustavo en una gallera, su motor se paró para siempre, dejándolo tirado allí, abrazado a su gallo campeón. Y como la lógica lo indica, los amigos corrieron a avisarle a Jilma, la esposa, y esta organizó de inmediato las honras fúnebres, con el solo pensamiento de que por nada del mundo permitiría que Beatriz estuviera en el funeral.

Fue catorce horas después que lo supo la amante, y tuvo que rehacerse con los recuerdos de cama vividos con Gustavo, uno a uno los fue reuniendo hasta serenarse, convencida de que le sería imposible seguir viva si le negaban el derecho a despedirse del amante, y la llamó, con dedos temblorosos marcó el número de la casa de él. ‘¿Qué quieres, plata no hay para ti?', le contestó Jilma; ‘solo quiero despedirme, solo eso', aseguró Beatriz, pero la respuesta fue: ‘Jamás', y le cerró. El clic le prendió el foquito a la amante, que salió en su carro, sacó todo lo que podía de sus tarjetas y a la medianoche llegó a la morgue, donde tras una hora de negociación convenció al empleado de dejarla entrar a estar un rato con el cadáver. El hombre accedió porque el pecado lleva al pecado, él necesitaba con urgencia un dinero para su amante, así que vio resuelta su situación con la necesidad de Beatriz. ‘Usted me ayuda y yo lo ayudo', le dijo ella, y le puso la plata en la mano.

Entró llorando a gritos y cuando tuvo el cadáver enfrente se le aferró bañándolo con sus lágrimas y cubriéndolo de besos, pasándole su larga cabellera por el pecho inerte, así estuvo no supo cuánto tiempo, hasta que el funcionario la sacó diciéndole: ‘Suficiente por lo que me pagó, si quiere una hora más, suelte más plata'. Tuvo que irse porque su cartera estaba en rojo, pero salió casi contenta porque había logrado despedirse. Fue al día siguiente, en el mismo sitio, que comenzó la agonía del empleado, cuando Jilma vino a vestir al muerto, y pegó el grito cuando vio que en el pecho lampiño de su marido había varias hebras de cabello largo. ‘¿¿¿¿¿QUIÉN TOCÓ A ESTE MUERTO?????, gritaba fuera de sí, y exigió una investigación que resultó en que descubrieron al funcionario, que quedó despedido por corrupto, y Beatriz, cuando Jilma fue a su casa a insultarla, se le paró firme y no lo negó. ‘Si me hubieras dejado verlo a la buena, eso no hubiera pasado, nada ganaste con humillarme, total que siempre él te puso por delante de mí, he sido yo la humillada en estos veinte años, ahora, al final te tocó perder, porque por encima de tu rencor yo me despedí de Gustavo'.

Con lágrimas de sangre, el alma llora al amante muerto.
 

comments powered by Disqus

Multimedia

  • Videos
  • Fotos
    .

Lotería

domingo 23 de septiembre de 2018

  • 6254 1er Premio
  • BDAA Letras
  • 19 Serie
  • 3 Folio
  • 2492 2do Premio
  • 0782 3er Premio