Curiosidades

¿Quién se las comió?

¿Quién se las comió?

viernes 10 de agosto de 2018 - 12:00 a.m.
Redacción El Siglo
redaccion@elsiglo.com.pa

Alirio era de carácter amable hasta que conoció a su amante Esperanza, a partir de conocerla cambió el cariño hacia sus hijos por malhumor permanente

El que no es hábil inventando o sosteniendo mentiras no debe buscarse un segundo frente, porque todos los caminos de la infidelidad son terrenos minados o pantanosos, o el peligro está latente en todas partes o cuando usted saca el pie de un hueco ya tiene el otro metido en uno mayor.

Además, quien anda en trampa debe tener una memoria lúcida y una creatividad exponencial para inventar mentiras que lo hagan salir airoso cuando la esposa presiente el peligro de la otra cuquita.

Alirio era de carácter amable hasta que conoció a su amante Esperanza, a partir de conocerla cambió el cariño hacia sus hijos por malhumor permanente, todo lo que los chiquillos decían o pedían a él le provocaba ira, y si la esposa Lesly opinaba era como ponerle al diablo enfrente, y brotaban sus palabrotas cargadas de violencia como si aquellos fueran sus enemigos.

‘Me c… en la gran p…, ustedes me tienen harto, no sé hasta cuándo podré aguantármelos cerca', gritó esa noche porque no encontró en la nevera un paquete de fresas que él había llevado días antes y que rotuló AJENAS.

Uno a uno despertó a sus cuatro hijos para preguntarles, vuelto el diablo: ‘¿QUIÉN, CH… SE LAS COMIÓ?', pero los pelaos, medio dormidos, dijeron no saber nada de las frutitas, y, sin variación, aseguraron todos no atreverse pero ni a tocarlas por miedo a las reacciones de Alirio, quien se le abalanzó a Lesly que planchaba la ropa de la familia y la sacudió gritándole: ‘Tú fuiste, tú te las comiste, infeliz, desgraciada', y el percance hizo brotar un llanto colectivo, de terror, entre los muchachos.

El llanto de los de su misma sangre no lo calmó, al contrario, Alirio no pudo contenerse y haló brutalmente el cordón de la plancha, y con ella en la mano golpeó la mesa del comedor hasta que se dio cuenta, media hora después, de que podía pasarse el día entero golpeando el mueble y este no se desintegraría.

Llenos de dolor, los hijos rodearon a la madre en un instinto de protegerla; lo que disparó la ira de Alirio porque las frutas eran para Esperanza.

‘Pares esas fresas o prendo la casa con ustedes adentro', gritó en el colmo de la violencia, y como lo vieron caminar hacia el patio, todos lo siguieron y eso lo violentó más.

El vecino inmediato, alarmado por las amenazas de Alirio, llamó a los policías, y cuando estos llegaron, una hora después, ya el hombre había virado todos los colchones y había tirado al piso la ropa de toda su familia mientras profería insultos y acusaba a la esposa de ser la autora del hurto de las frutas. ‘O me las pagas o te mato', le dijo y por eso brotó el llanto de los chiquillos, quienes vieron el cielo abierto cuando los policías rodearon la casa, pero no reaccionó igual Alirio, quien agarró a su mujer por el cuello y amenazó con apretar y apretar si los policías no se retiraban.

Ni el llanto desgarrador ni las súplicas de los hijos lo calmaban ni este dejaba de preguntar a gritos si estaba dispuesta a pagar las fresas.

Un vecino, en un intento desesperado por ayudar a la familia, gritó ‘aquí están las fresas, vecino, yo fui a comprárselas'.

Lesly no desaprovechó el segundo respiro, y, rápida, corrió hacia afuera seguida de sus hijos, y allí, al amparo de los policías, le exigió a Alirio que dejara la casa.

Allá, en la cárcel, recordó que ya le había llevado las fresas a Esperanza, quien nunca lo visitó en ese lugar, pese a que él la llamaba suplicándoselo.

Un conocido le contó que Esperanza había cogido rumbo para tierras lejanas, la noticia lo derrumbó y, como es cobarde, tres veces ha intentado, sin éxito, adelantarse el viaje de regreso.

Cada día se deprime más, solo lo alienta pensar que cuando se cumpla su condena podrá vengarse de Esperanza, quien, según él, es una ingrata desgraciada que lo abandonó y no valoró que por amor a ella, él atacó a su familia que en momentos de llanto la nombre ‘mi verdadera familia'.

==110==========

Infeliz: Tú solita vales más que mis cuatro hijos.


comments powered by Disqus

Multimedia

  • Videos
  • Fotos
    .

Lotería

miércoles 19 de septiembre de 2018

  • 7472 1er Premio
  • CBBA Letras
  • 5 Serie
  • 5 Folio
  • 8555 2do Premio
  • 0439 3er Premio

miércoles 19 de septiembre de 2018

  • 7472 1er Premio
  • CBBA Letras
  • 5 Serie
  • 5 Folio
  • 8555 2do Premio
  • 0439 3er Premio