Curiosidades

Un quemón en apuros

Un quemón en apuros

miércoles 5 de septiembre de 2018 - 12:00 a.m.
Redacción El Siglo
redaccion@elsiglo.com.pa

Cuando completó las veinte gestiones en vano, decidió empeñar la computadora de su mujer y la de su hijo mayor, pero no le dieron lo que necesitaba, y lo vieron las vecinas sacar la lavadora y la secadora

Ay, amigo, bien lo dice el refrán: ‘Con el dinero sucede lo mismo que con el papel higiénico: cuando se necesita, se necesita urgentemente', le dijo el compañero a Leonardo, quien le solicitaba un préstamo para ya, y aquel aprovechó el momento para desquitarse de la injuria dicha por Leonardo en contra de él, meses antes, cuando anunció que tenía varios miles para ponerlos a circular con intereses más bajos que los de los muchos prestamistas que llegaban a esa empresa.

‘Rico y de repente, no puede ser tan santamente', le dijeron al compañero que había dicho Leonardo de él cuando supo que también prestaba dinero. Y juró aquel que ‘tarde o temprano se verá en apuros y vendrá corriendito donde mí a pedir plata, y le diré con gusto: ¡¡¡¡¡NO TENGO!!!, y así fue, le tocó a Leonardo tragar grueso y buscar otra solución convencido una vez más de que ese decir ‘el dinero no da felicidad' es una patraña inventada por los ricos, y empezó a tocar otras puertas en busca del dinero que su amante le exigía para irse de vacaciones con sus hijos, lo que inventó apenas supo, por culpa de las malditas redes, que la esposa de él y sus hijos estaban en El Chirriscazo gozando de lo lindo las vacaciones escolares.

‘Yo también tengo derecho, coño, yo también me jodo en la cama para darte gusto, a mí es a la que tú majas, no a ella, yo soy la que te da la talla en la cama, así que también me toca, también yo tengo derecho a que me des plata para irme con mis hijos a gozar las vacaciones, y si no me la das cortamos esta vaina, estoy harta de que siempre me toquen las migajas', le dijo la amante, y como el plazo era de inmediato, andaba con el ánimo alterado, y nunca más seguro de que al dinero hay que mirarlo por encima del hombro, pero sin perderlo de vista, porque aunque no da la felicidad, sí aplaca los nervios.

Cuando completó las veinte gestiones en vano, decidió empeñar la computadora de su mujer y la de su hijo mayor, pero no le dieron lo que necesitaba, y lo vieron las vecinas sacar la lavadora y la secadora que tanto envidiaban ellas, ya que era la mujer de Leonardo la única de la calle que no se veía apurada entrando y sacando ropa. ‘Las llevo donde el técnico que las va a reparar', les dijo y las dejó sin respuesta cuando estas preguntaron ¿se dañaron las dos?

El chat de los aparatos dañados le llegó a su mujer antes de que a él le dieran la plata del empeño, y antes de que le entregara la plata a la amante, ya la esposa lo había llamado veinte veces, pero él no le contestó, porque estaba de un humor de los mil diablos, ya que la amante se lo negó con el argumento de que le daba vergüenza encerrarse en la recámara con él, estando sus hijos en casa, y quería evitarles pensamientos morbosos.

Le contestó cuando la ira se le fue aplacando, casi al atardecer, y, para su sorpresa, oyó que el celular de su mujer sonaba en la puerta de la casa. No tuvo tiempo ni de reponerse, la esposa pasó directo a la lavandería y de allá regresó dando alaridos que Leonardo no pudo sufrir. Trató de explicarle, pero los muchos sustos de los días anteriores y los de los diez años nadando en dos aguas, le pasaron factura complicándole la salud y dejando su cartera a merced de su mujer, quien encontró todas las evidencias de los enseres sacados del hogar y empeñados en diferentes casas comerciales. Lo más duro que enfrentó luego fue explicarle a su hijo la razón para empeñarle su computadora, pero pasó esa prueba, y recibió de su primogénito la promesa de que trataría de que su madre cambiara la decisión de divorciarse. ‘El infiel necesita plata, salud y pantalones largos, tú no tienes ninguno de esos tres requisitos', le dijo el pelao cuando se despidió.

Si el dinero va por delante, todos los caminos están abiertos.
 

comments powered by Disqus

Multimedia

  • Videos
  • Fotos
    .

Lotería

domingo 23 de septiembre de 2018

  • 6254 1er Premio
  • BDAA Letras
  • 19 Serie
  • 3 Folio
  • 2492 2do Premio
  • 0782 3er Premio