Curiosidades

Puso el dinero primero que el amor

Puso el dinero primero que el amor

domingo 27 de marzo de 2022 - 12:00 a.m.
Redacción El Siglo
redaccion@elsiglo.com.pa

Casarse por dinero fue su decisión, pero no todo fue color de rosa como se imaginó a sus 15 años de edad

Casarse por dinero fue su decisión, pero no todo fue color de rosa como se imaginó a sus 15 años de edad.

Melina, quien ahora tiene 30 años, quiere actuar como una chiquilla y es que se casó siendo adolescente con el sueño de mejorar su situación económica.

Pero para nadie era un secreto que Melina pasaba las de Caín en su hogar y por eso, a sus 15 primaveras, se casó con José, un hombre que le doblaba la edad, pero que estaba forrado en billetes. Más rápido que ligero se fue a vivir con él aunque no estaba enamorada.

Al principio todo iba viento en popa y a los 18 años Melina se convirtió en mamá. José la trataba como toda una reina, hasta y hasta le había contratado empleada doméstica y niñera para que ella no tuviera que hacer nada. Así que Melina no tenía que mover ni un solo dedo en el hogar, eso sí, solo disfrutaba de los lujos que su viejito le proporcionaba, algo que ella nunca soñó con tener.

Los años pasaron y Melina se convirtió en madre por segunda vez. En esta ocasión trajo al mundo un niño, sin embargo, a pesar de tener dos come arroz, tener de todo, se sentía vacía, y es que le faltaba lo más importante: amor y pasión.

Ella quería experimentar qué era enamorarse, pues con José, a pesar de que él se desvivía por ella, no había creado ese sentimiento en ella. Y en la cama, tampoco era un toro que digamos.

Como José sabía que ella no lo amaba, comenzó a celarla e impedirle más de cuatro cosas. Entre ellas, no la dejaba trabajar y ni tener una carrera universitaria. Él no quería que ella fuera independiente, por temor de que abriera las alas y se marchara.

Melina intentó tener un amante para llenar ese vacío, pero no pudo darle rienda suelta a sus deseos carnales con los dos jóvenes que le interesaron, sobre todo porque no se atrevía a dar ese paso, aunque lo soñaba con eso cada noche.

Un día , luego de varios años de ausencia, regresó a su pueblo natal y fue ahí donde conoció a Carlos, un joven de 20 años de edad que le hizo mover el piso. Lo mismo paso con él, quien no demoró para pedirle su número de teléfono.

A partir de allí fueron llamadas y mensajes lo que rompieron el hielo. Al cabo de dos meses se dio el encuentro. Ese día Melina quedó flechada. Algo que no le había pasado nun ca.

Carlos, era blanco, guapo y tenía a más de dos babeadas en el barrio "El Limoso", mientras que Melina era una mujer apasionada y muy atractiva. Su sexualidad al caminar fue lo que conquistó a al joven.

Lo que Carlos y Melina no imaginaban es que lo que empezaron como un relajo se convirtió en una relación de amantes de años y no resistían estar separados ni un minuto.

El apego que crearon fue tan grande que se veían casi todos los días. Melina se sentía feliz con Carlos y estaba dispuesta a vivir esa etapa de su vida, aunque sabía que su marido no le dejaría el camino libre y tan fácil.

José estaba sospechando de las infidelidades de Melina y le advirtió que si descubría que si era cierto, él no lo iba a permitir y que se cuidara.

Le comenzó a quitar los lujos y se quedó sin carro y sin chen chen. Pero la advertencia cayó en saco roto, a Melina eso no le importó, aunque estaba clara que con Carlos no iba a andar de paseo en paseo ni podría comprar ropa y artículos caros. Ella estaba dispuesta a lo que fuera. Era feliz con solo verlo y eso era suficiente, más que cualquier lujo.

La relación prohibida siguió pese a la advertencia de José. Pero cada vez que planeaban escapar para formar su nido de amor, algo se lo impedía. De manera que de tanta decepción terminaron poniéndole punto final a su relación .

Melina, a último momento, temió que José le quitara los hijos, ya que el tenía el factor monetario para hacerlo y ella no. Ambos sufrieron esa ruptura. Carlos y Melina continúan enamorados, viviendo cada uno por su lado, pero ese amor no murió con esa despedida. Ellos siguen soñando cada noche con reencontrarse y construir, algún día, su nidito de amor.

Melina, a último momento, temió que José le quitara los hijos, ya que el tenía el factor monetario para hacerlo y ella no.
 

comments powered by Disqus
Publicidad

Multimedia

  • Videos
    Se duplica obesidad y sobrepeso en niños durante la pandemia.
  • Fotos
Publicidad

Lotería

domingo 26 de junio de 2022

  • 3665 1er Premio
  • BDCA Letras
  • 16 Serie
  • 7 Folio
  • 3985 2do Premio
  • 3639 3er Premio
Change privacy settings