Curiosidades

Pueblo chico infierno grande

Pueblo chico infierno grande

sábado 6 de febrero de 2021 - 12:00 a.m.
Redacción El Siglo
redaccion@elsiglo.com.pa

En las mañanas frías de invierno el rocío esparcía en el viejo callejón olores nauseabundos

En las mañanas frías de invierno el rocío esparcía en el viejo callejón olores nauseabundos. Los inquilinos vivían tan apiñados en los viejos cuartos del caserón, que se escuchaban discusiones familiares, incluso suspiros.

Cuando caía la tarde, era el momento de las tertulias. Todos los inquilinos se aglomeraban en el amplio patio de la antigua vivienda, construida durante la construcción del Canal. No faltaban los juegos de barajas, dominó, bingo y la venta de saus, pero la sazón de los encuentros eran las noticias picantes del momento, los bochinches políticos y los rumores de infidelidades de los inquilinos.

Pueblo chico, infierno grande. Dentro de ese inquilinato los comentarios de hombres y mujeres se centraban en la vida de una joven despampanante de 26 años de nombre Raquel, que vivía en ese lugar hace 3 años con su marido Celestino, guardia de seguridad. Ambos eran muy pocos amigables.

Ella trabajaba en un restaurante de comida rápida, en el centro de la ciudad. La chica era codiciada y poco prestaba atención a los piropos subidos de tono de sus compañeros de vecindad.

Raquel de mosquita muerta no tenía nada, pero eso era lo que proyectaba y pronto el vecindario conocería quién era en realidad. Se hizo amiga de Zulay mejor conocida como la "gata del barrio" y su marido Ricky apodado' lagartija', hombre problemático que todo le molesta, pero la gata lo domaba.

Un día Zulay invitó a Raquel a una fiesta clandestina, pero sin el conocimiento de Celestino. En aquella rumba Raquel conoció a Pedro apodado ‘fideo', un tipo alto, delgado y de tez morena. Entre bailes y copas se despertó el deseo de ir más allá y la noche terminó entre sábanas blancas. Esa misma noche, Zulay se reencontró con un viejo amor ‘bambolayn' , con el que pasó la noche.

Luego del encuentro de copas y sábanas, las parejas tomaron rumbos diferentes. Pasaron los días y Raquel no podía sacar de su mente las caricias y promesas de amor de aquel hombre desconocido.

Los encuentros prohibidos de Raquel y alias ‘fideo', fueron seguidos, en moteles, hoteles, pensiones... Gritos de placer y deseo y un amor desenfrenado que empezaba a fluir sin medir consecuencias.

En el vecindario de la secta esquina se desató una ola de rumores, que apuntaban a la infidelidad de Raquel.

Una noche, a eso de las 3:20 de la madrugada, los vecinos escucharon quejidos que provenían del cuarto en el que vivía Raquel con su marido Celestino. Todos pensaron que eran los revolcones de los fines de semana de la pareja.

Lo que nunca se imaginó la hermosa mujer era que ese día Celestino abandonó más temprano su puesto de trabajo. Cansado, con hambre y sueño, el hombre introdujo la llave en la cerradura y lo que vieron sus ojos fue desgarrador: su amada Raquel en brazos de ‘fideo' y en su cama.

Ambos sujetos se liaron a golpes, mientras la mujer completamente desnuda observaba la escena. Celestino desenfundó su arma de trabajo y le propinó dos tiros en el corazón a ‘fideo', dejándolo inerte en la habitación.

Al día siguiente, el vecindario de la secta esquena volvió a sus tertulias, el tema central de los comentarios era el crimen pasional provocado por la despampanante Raquel.

Por: Rolando Rowley

Raquel de mosquita muerta no tenía nada, pero eso era lo que proyectaba y pronto el vecindario conocería quién era en realidad.
 

comments powered by Disqus

Multimedia

  • Videos
  • Fotos

Lotería

viernes 19 de febrero de 2021

  • 8056 1er Premio
  • DDBB Letras
  • 14 Serie
  • 4 Folio
  • 7356 2do Premio
  • 5163 3er Premio
Change privacy settings