Curiosidades

Pobre décimo

Pobre décimo

viernes 23 de diciembre de 2016 - 12:00 a.m.
Redacción El Siglo
redaccion@elsiglo.com

Las dos mujeres se saludaron con el tradicional beso del alacrán y hablaron de la venta de jamones baratos y del solazo que se aguantaron los pobres viejos

Algunos insisten en llevar a la esposa a las fiestas navideñas de la empresa donde laboran, muchos la llevan porque, sencillamente, están sometidos, y si se niegan les declaran huelga indefinida de pailas volteadas y piernas cerradas.

A Fernando le salió la bruja mayor un día de paseo, porque le había dicho a su mujer, Elisa, que el jefe había ido de puesto en puesto pidiendo disculpas porque este año no pagarían el décimo de diciembre en la fecha estipulada, sino que lo harían en la primera quincena de enero. La noticia le provocó un llanto convulsivo a su mujer, que contaba con esa plata para el vestido de Navidad y el de Año Nuevo, pero el marido sabía cómo consolarla de esos arrebatos: la levantó en vilo y la tiró sobre la cama, donde le practicó la llave siria, un jueguito sexual que a él le explicó un compañero de trabajo con el adelanto de que pone mansita a cualquier esposa.

‘Mañana vamos a la plaza y compramos una gallina de patio y yo me haré cargo de la cocina', le dijo Fernando a la suculenta Elisa, que era tragadora de las que inspiran respeto. Antes de las diez salieron rumbo adonde se congregaban las vendedoras de lotería legal y de la ilegal, de rifas de cuanto el ingenio humano ha podido inventar, desde la clásica cajeta de comida, la muñeca que pasea, la lechona, el jamón, la toalla bordada y hasta el disfraz de Santa. Se acercaron al puesto de venta de aves de patio y allí estaba un compañero de trabajo con su mujer, a quien Elisa había conocido el año anterior, precisamente en la pachanga de Navidad de la empresa.

Las dos mujeres se saludaron con el tradicional beso del alacrán y hablaron de la venta de jamones baratos y del solazo que se aguantaron los pobres viejos que, desobedeciendo al médico, pensaban darse un atracón de carne de cerdo en estas fiestas decembrinas. Cuando se cansaron de contar las anécdotas de los compradores de jamón barato, la mujer de Fernando sacó el tema de la irresponsabilidad de la empresa por no pagar el décimo. Mientras Elisa hablaba, la otra levantaba la ceja izquierda, la bajaba y repetía la acción con la derecha hasta que se cansó y le dijo a la otra: ‘Yo no sé de qué décimo no pagado habla usted, a su marido no se lo dieron, al mío se lo dieron el lunes, si este año lo pagaron adelantado'. El marido de la parlanchina la pellizcó con rudeza, pero era tarde, ya Elisa llevaba a Fernando calle abajo y de la oreja.

Lo sometió a un interrogatorio duro mientras lo jamaqueaba para sacarle la respuesta. ‘Lo pagaron, sí o no', gritaba Elisa sin parar. Pero Fernando se mantenía en un no rotundo que duró hasta que Elisa le aseguró que al día siguiente iría a la empresa a preguntarle al mismo cocotudo cuál era el motivo real por el que les habían negado el derecho a los empleados de recibir su décimo.

El miedo, que a veces tiene su lado bueno, le dio fuerzas a Fernando y confesó: ‘Sí lo pagaron, pero yo pasé por el casino y me lo jugué'. Se arrepintió enseguida de su confesión. Elisa, perdido todo el control, agarró las sillas plásticas que abundan en muchos hogares panameños, y las destrozó tras golpearlas repetidamente contra la pared. Cuando vio las ocho sillas reducidas a un montoncito de plástico sólido, se tiró en el sillón a llorar, pero antes amenazó a Fernando.

‘Esta no te la perdonaré nunca', le gritó y se echó en el sillón a llorar desgarradoramente. Fernando quiso consolarla con la llave siria, pero Elisa se negó a toda caricia de esas manos.

‘No me toques, vicioso, tantos meses esperando ese décimo para que vengas tú a tirártelo al carajo', le gritó cuando Fernando intentó pasarle la mano por la cabeza.

Adagio: En el juego que hay desquite, la plata no está perdida. Refrán: Con dinero en la bolsa hasta que no se gasta no se goza.
 

comments powered by Disqus

Multimedia

  • Videos
  • Fotos
    ‘Todo lo que se me está presentando no es casualidad, sigo trabajando y componiendo'  Erika Ender CANTAUTORA PANAMEÑA

Lotería

domingo 21 de mayo de 2017

  • 6471 1er Premio
  • CACB Letras
  • 19 Serie
  • 3 Folio
  • 0895 2do Premio
  • 9726 3er Premio