Curiosidades

El pirata transado

El pirata transado

lunes 3 de septiembre de 2018 - 12:00 a.m.
Redacción El Siglo
redaccion@elsiglo.com.pa

La clientela ya estaba acostumbrada al cuento de las desdichas de Roberto y los trabajos que sufrió para ahorrar la plata del carrito

A puro pulmón, Roberto reunió los reales para comprarse un carrito con el que se ganaba la vida llevando a los coterráneos de un lado a otro las 24 horas. El hombre prestaba un servicio económico, constante y con amabilidad, excepto cuando comentaba, que era en todas las carreras, que ese carro le había costado muchos años de sueño, hambre y trabajo, por lo que el credo de su negocio era ‘Aquí, ni el mismo Dios sube gratis'. Y les cobraba hasta a los niños de brazo, un cuarita, y cuando las madres le reclamaban, Roberto les contestaba que apenas era él un niño de pecho cuando tuvo que soltar la teta y salir a buscar su propio pan.

‘Me tocó duro, porque mi madre se fue con un policía que llegó al pueblo a apresar a mi abuelo que había preñado a una menor de edad, mi abuela murió de pura congoja, no aguantó el dolor de las dos pérdidas y una mañana la hallaron sin vida, sobre su cama de palitos abrazada a la última camisa que usó mi abuelo antes de que se lo llevaran'.

La clientela ya estaba acostumbrada al cuento de las desdichas de Roberto y los trabajos que sufrió para ahorrar la plata del carrito, algunos le decían que se buscara esposa, pero él insistía en que hacía tiempo que sus labios estaban secos, y añadía: ‘Mi abuela decía: Los labios, de tanto no frotarlos con otros labios, se resecan para siempre', fuera de esos temas, el viaje era tranquilo, porque Roberto era prudente en el manejo, no enamoraba a ninguna mujer ni ofendía a los borrachos, siempre que estos pagaran antes de subir, y en los veinte años de trabajar con los lugareños no le había perdonado el pasaje a nadie, ni siquiera a los adultos en plenitud, que algunas veces, enfermos o golpeados por los achaques propios de la edad, le habían pedido el favor de llevarlos mientras les llegaba la platita del Estado. ‘No, mi lema de trabajo es todo el que sube paga, así que suelten el sencillo y después suben', decía Roberto, quien nunca había sucumbido a las tentaciones de las pelás del pueblo, todas buenonas, llenas de curvas peligrosas y cara de reinas, cariñosas, coquetas a más no poder, pero nunca lograron ablandarle el corazón.

Cuando lo jodían mucho sobre su soltería, argumentaba que nunca se casaría, porque desde la niñez le juró a la vida que de su bolsillo no saldría jamás ningún real partido en tres para ninguna, en venganza a su madre que lo dejó por unos h…, y a su abuela que no midió el desamparo en que lo dejaba, al dejarse morir por el marido ausente.

En la vida de Roberto, ni una ilusión, eternamente peleado con la vida, solo trabajo. Así pensaba morirse si no se le hubiera cruzado en su camino el lugareño ‘Vidrio', quien sufría una transformación extrema de personalidad cada vez que se tomaba unas pintas. El hombre había salido esa mañana a llevar a su mujer al médico, porque la bella Arisbeth se despertó aquejada por dolores en el bajo vientre y temieron que el alumbramiento se adelantaba.

‘Solo es una falsa alarma, reposo y tranquilidad, dejen el sexo para cuatro meses después del parto', les dijo el doctor del pueblo, lo que avergonzó a Arisbeth, pero no a su marido ‘Vidrio', que cogió rumbo para una de las catorce cantinas del entorno a celebrar que su hijo no quería llegar todavía. Fue al atardecer que le pidió él a Roberto que los llevara al extremo del lugar, donde vivían, pero el hombre ya estaba con la cartera pelada, de manera que pidió un crédito que le fue negado con rabia. La respuesta alteró al borracho y se desquitó con su mujer, a la que ultrajó físicamente en presencia de Roberto, quien solo permitió que le pegara dos veces antes de enfrentarse a puñete limpio con el ebrio. Cuando logró dominarlo, llevó a Arisbeth GRATIS, olvidando en un segundo su eslogan: ‘Aquí hasta el mismo Dios paga al subir'.

Aquí ni el mismo Dios sube gratis.
 

comments powered by Disqus

Multimedia

  • Videos
  • Fotos
    .

Lotería

domingo 23 de septiembre de 2018

  • 6254 1er Premio
  • BDAA Letras
  • 19 Serie
  • 3 Folio
  • 2492 2do Premio
  • 0782 3er Premio