Curiosidades

El pintor popular

El pintor popular

miércoles 2 de octubre de 2019 - 12:00 a.m.
Redacción El Siglo
redaccion@elsiglo.com.pa

La verdad es que Remigio no era un vándalo. Pintaba compulsivamente.

Remigio dibujaba mal, pintaba peor, no tenía sentido del gusto ni de la armonía, y cuando le tocaba poner texto en sus trabajos pictóricos no faltaban los errores ortográficos. Aun así insistía en hacer sus ‘cuadros populares', como él los llamaba, rayando las paredes de los vecinos o los muros de los edificios comunales con sus dudosas obras de ‘arte'.

‘Remigio', decían maliciosamente sus vecinos cuando contemplaban alguno de sus ‘graffiti', ‘Se nota que has obrado aquí' ‘¿Cómo así?' ‘Quiero decir, que has hecho esta obra'. ‘Ahh… ¿crees que no entendí el vacilón? Pero a Remigio le importaba bien poco la crítica de los demás. ‘Eso es porque no entienden de arte'. Para los vecinos eran simples excusas, los suyos eran garabatos de los más feos.

De todos modos, ¿quién acaso tendría la pretensión de ser juez del ‘arte' de Remigio? Es que este era casi un pelao que vivía rayando sus casas y sus edificios. Alguien le dijo a un papá: ‘¿por qué no lo matricula en una Academia de arte? Allí podría aprender algo de pintura. O ¿por qué no le compra unos cuadernos grandes de dibujo o unos lienzos para que se desahogue? ‘Mi hijo es un artista, ustedes no lo comprenden', contestaba el indignado padre. ‘Si usted respalda lo que hace su hijo y él es menor de edad, entonces usted debe responder por los desastres que él causa'. Iban y le tocaban la puerta. ‘Su hijo garabateó o muralizó, como usted quiera llamarlo, la pared lateral de mi casa. Esta es la factura de volver a pintar esa pared para quitar las manchas que él dejó allí'. ‘¿Cómo que las manchas? ¡Atrevida!' Y ¡slam!, les tiraba la puerta en la cara. No obstante, don Temístocles había sido un hombre muy respetado y nadie quería llevarlo ante una corregiduría o ante un juez.

Un día, Remigio llegó a casa con la nariz rota y las lámparas apagadas. Al ver sus ojos hinchados sus padres se asustaron. ‘Los vecinos no entienden de arte', les dijo. Al comprender que la cosa podía pasar a mayores los papás le aconsejaron prudencia.

La verdad es que Remigio no era un vándalo. Pintaba compulsivamente. No lo hacía por odio a nadie ni por causar daño. Sucede que era arrogante y le costaba aceptar la crítica y entender que no sabía pintar. Pero su adicción le llevó a frecuentar lugares de reunión de artistas bohemios para tomarse unos tragos y quitarse el estrés. Así conoció a Sonia. Ella también pintaba, pero lo hacía bien.

Normalmente el amor hace que uno abra los oídos y escuche por lo menos a la persona amada. Y Sonia le fue explicando: ‘Muchos piensan que en el arte todo es inspiración. Se equivocan. También hay que poner esfuerzo. Por ejemplo, creen que todos los que dibujan nacieron con ese don o habilidad. No es así. A dibujar se aprende porque tiene técnica'. Y ella le enseñó. ‘El arte no es un oficio de vagos como piensan los ignorantes. Mientras más estudies y más cultura tengas, más sensible te volverás a las realidades opresivas, a los problemas humanos, porque podrás entenderlos mejor.

Entonces podrás plasmarlos en tu arte. Serán temas nuevos para ti. Y con la cultura adquieres el conocimiento de elementos simbólicos, legendarios y mitológicos, y puedes usarlos en tu arte'. Así, con conocimiento, paciencia y amor fue guiando Sonia a Remigio.

Ahora a Remigio se le ve pintando en lienzos montados en caballetes que le compró su padre. Los vecinos se muestran asombrados del buen cambio del muchacho, que pinta mucho mejor. Ya él no les raya las paredes. Y ellos, en cambio, se interesan en sus cuadros y se los compran. Remigio es feliz, amable y luce muy enamorado de Sonia, que está orgullosa de él, lo mismo que sus papás.

Remigio se le ve pintando en lienzos montados en caballetes que le compró su padre. Los vecinos se muestran asombrados del buen cambio del muchacho, que pinta mucho mejor.
 

comments powered by Disqus

Multimedia

  • Videos
  • Fotos

Lotería

domingo 13 de octubre de 2019

  • 1725 1er Premio
  • DDBC Letras
  • 6 Serie
  • 3 Folio
  • 5472 2do Premio
  • 4486 3er Premio