Curiosidades

Parmenio, el pesimista

Parmenio, el pesimista

jueves 26 de septiembre de 2019 - 12:00 a.m.
Redacción El Siglo
redaccion@elsiglo.com.pa

¿No quieres ir a un concurso en la tele? 

Parmenio era el hombre más pesimista del barrio. Sabía cantar bien y sus compañeros de escuela le dijeron un día: ‘¿Por qué no te inscribes en un karaoke?, puedes ganar premios'. ‘¿Para qué? Seguro se lo darían a otro'. Se sabía las respuestas de las trivias deportivas que hacían por radio y TV. ‘¿Por qué no llamas? ¡Para qué! Se lo va a ganar otro, cuya llamada entrará primero'. Sabía cocinar.

¿No quieres ir a un concurso en la tele? ‘Para qué. Lo más seguro es que ese día se me quema la comida. ¿Nos acompañas al fútbol? ‘¿Para qué? La selección va a perder como de costumbre. Y como va a llover, ustedes regresarán mojados y derrotados'. ‘Pero podemos clasificar'. ‘Mmm… lo más probable es que no. Y si vamos al Mundial llegaremos de último'. Pero lo cierto es que para él todo el futuro estaba lleno de oscuros nubarrones. El pelao nunca veía un horizonte feliz, ni el éxito en nada. ‘Vamos al cine?' ‘Para qué. Si no sabemos de qué se trata la película, lo más seguro es que sea un bodrio.

Así siguió con los años. ‘Parmenio, ¿qué tal si estudiamos una lengua'. ‘Para qué. Con la que hablo mal es suficiente'. ‘Pero podemos ganar más dinero si buscamos un empleo bilingüe'. ‘¿Buscar otro empleo? Como si cayeran de los árboles, se lo darían a otro sin duda. ‘¿Salimos a parquear con los amigos?' ‘Para qué. Habrá mal tiempo'. ‘No te deberías llamar Parmenio, sino Paraqué. Siempre encuentras una objeción a todo'.

Él no era pesimista de gratis. Nadie lo es. Los niños no nacen pesimistas; al contrario, se llenan de ilusiones. Pero los adultos los van llenando de frustraciones y se encargan de quitarles la felicidad. Alguien decía que Parmenio no conocía el lado feliz de la vida, pues, ¿para qué? Con el que conocía estaba tranquilo en su infelicidad. A este joven le habían inculcado, los que tienen un modo flojo y miedoso de ver la vida, que si no tenía aspiraciones no tendría frustraciones. Que si no se hacía ilusiones no se amargaría después. Pero con tan chiquita forma de pensar ya vivía en la amargura de no tener ni lograr nada. Era vivir una vida a medias.

Un día Parmenio se enamoró de Mayra, otra chica del barrio. Como enamorarse no es una cosa que se escoge (esto hay que entenderlo adecuadamente, porque uno sí puede escoger no enamorarse de quien no conviene), sino que generalmente sucede sin que uno se pregunte para qué, a Parmenio lo atropelló el tren del amor. Lo bueno para él es que Mayra tuvo un sentimiento recíproco y ella era todo lo contrario en su personalidad: una chica positiva. Su optimismo era desbordante, y cuando se dio cuenta del modo de ser de Parmenio pudo haber huido de él, pero para fortuna del muchacho decidió trabajar en su carácter. Parmenio estaba muy enamorado y decidió escucharla.

‘Parmenio, si no estudias otra lengua como yo, no descubrirás el placer de tener amigos en otro idioma'. ‘Si no solicitas ese empleo, por supuesto que se lo darán a otro'. ‘Si no vamos al cine no tendremos el placer de descubrir una buena película'. ‘Si no participas en ese concurso no podrás saber lo que es un premio porque ni siquiera lo intentaste, y si no ganas te queda algún aprendizaje'. Parmenio empezó a escuchar las razones positivas de Mayra y le dio vueltas a su modo de ver la vida. Ya con eso se tornó menos sombrío. Su existencia adquirió color. Ahora Parmenio mira la vida con ilusión, tiene sueños y planifica junto a Mayra. Y no tiene miedo de las decepciones. ‘A cambio de arriesgarme a creer y confiar, he tenido logros y alegrías notables', dijo con una sonrisa a un amigo que se sorprendió de verlo en el último juego de la selección. Este puede ser un relato de barrio menos gracioso que otros, pero no menos verdadero y feliz.

Él no era pesimista de gratis. Nadie lo es. Los niños no nacen pesimistas; al contrario, se llenan de ilusiones. Pero los adultos los van llenando de frustraciones y se encargan de quitarles la felicidad.
 

comments powered by Disqus

Multimedia

  • Videos
  • Fotos

Lotería

domingo 13 de octubre de 2019

  • 1725 1er Premio
  • DDBC Letras
  • 6 Serie
  • 3 Folio
  • 5472 2do Premio
  • 4486 3er Premio