Curiosidades

Padrastro se quiso aprovechar

Padrastro se quiso aprovechar

viernes 6 de marzo de 2020 - 12:00 a.m.
Redacción El Siglo
redaccion@elsiglo.com.pa

Vielka, era una madre de familia que no había tenido suerte en sus relaciones sentimentales.

Vielka, era una madre de familia que no había tenido suerte en sus relaciones sentimentales, producto de esas vivencias anteriores, había tenido tres hijos, de hombres diferentes. La mayor era mujer, tenía 11 años, pero su madre la vestía como todo un señorita, con zapatos de tacones y con ropa adherida a su cuerpecito.

La situación económica que enfrentaba esta familia no era la mejor, la pensión alimenticia que cobraba solamente le alcanzaba para comprar lo mínimo para sus hijos, el tema de la ropa, era imposible de comprarles una combinación con frecuencia.

A pesar de tener tres hijos, ella no pasaba los treinta años, era hermosa, de tez negra y con ojos chocolates, el cabello ondulado negro, le hacía juego perfecto con su cara totalmente limpia de acné. Ella Tenía sus pretendientes, pero ella temía llevar a un hombre a su cuarto, por las experiencias antes vividas y especialmente, porque tenía a la hija adolescente de 11 años y con tantas cosas que han pasado no tenía temor.

Decidió darse otra oportunidad en su vida sentimental y le hizo caso a un hombre, unos años más que ella; éste trabajaba en un puerto de contenedores en Balboa y tenía turnos rotativos. Con el dinero que le daba el marido, aunado a las pensiones que recibía por sus hijos, la situación fue mejorando; todos los meses le compraba algunas ropitas baratas en los almacenes de La Central a sus vástagos. La adolescente fue creciendo y se fue desarrollando y mostrando sus atributos; algunos vecinitos le comenzaban a pelar el ojo, pero Vielka se los espantaba.

El hombre de Vielka, en ocasiones, sin que lo viese su mujer, le echaba el ojo a su hijastra, pero, como ella siempre permanecía en el cuarto, la cosa quedaba hasta allí. Un día Vielka fue a visitar a la maestra de los dos hijos, para saber cómo le iba; dejó a la más grande en casa, porque estaba en la tarde en el colegio; su padrastro estaba amaneciendo, así que lo dejó dormido. A esos de las 11 de la mañana, la hija se comienza a arreglar y el padrastro comienza a hacerle propuestas indecorosas a la joven.

La chica asustada se fue para el colegio y no sabía si lo contaría a su mamá; porque no sabía su reacción. Decide contárselo y la madre no le creyó 100 por ciento, porque no había visto nada irregular en el comportamiento de su marido. En otra ocasión, el hombre comenzó a acariciarle las piernas y el cabello, aprovechando que su mujer había ido a comprar al Mercado del Marisco; cuando de repente, la mujer entra y observa lo que está haciendo; ésta, endemoniada, le lanza los pescados que traía al hombre y entra a la cocina a buscar el cuchillo para clavárselo.

Salió corriendo como en una final de 50 metros y la mujer fue a la fiscalía a denunciarlo. Vielka, no le queda otras que seguir sola y seguir criando a su hijos, porque no confía en ningún hombre.

La adolescente fue creciendo y se fue desarrollando y mostrando sus atributos; algunos vecinitos le comenzaban a pelar el ojo, pero Vielka se los espantaba.
 

comments powered by Disqus

Multimedia

  • Videos
    Los ‘tomasitos' están de vuelta luego de 30 añosLos ‘tomasitos' están de vuelta luego de 30 años
  • Fotos

Lotería

domingo 15 de marzo de 2020

  • 2431 1er Premio
  • DBBA Letras
  • 15 Serie
  • 2 Folio
  • 8005 2do Premio
  • 7137 3er Premio